lunes 06 de febrero de 2023 - Edición Nº1524

Últimas noticias | 8 ene 2023

Malos perdedores

Los seguidores de Jair Bolsonaro intentaron dar un golpe institucional en Brasil, que fue abortado a tiempo por las fuerzas del orden. A una semana de la asunción de Lula, el bolsonarismo insiste en que “no es un presidente legítimo”. Lo mismo sucedió con Trump hace unos años en la toma del Capitolio.


Miles de seguidores de Jair Bolsonaro atacaron la paz social en Brasil este domingo, cuando entraron por la fuerza Congreso, el palacio presidencial y la Corte Suprema buscando derrocar al flamante presidente Luiz Ignacio “Lula” Da Silva, asumido hace apenas una semana, quien decreto la intervención de las fuerzas federales en la ciudad de Brasilia.

Una marea de manifestantes vestidos de amarillo y verde -los colores de la bandera y de la campaña de Bolsonaro- asaltó poco después de las 2 de la tarde las sedes de los tres poderes del Estado en la capital brasileña, en un estallido inédito de violencia que desató enseguida una ola de condenas dentro y fuera del país.

El grupo de manifestantes ultraconservadores, que defiende tesis golpistas, superó una barrera policial y subió la rampa que da acceso al techo de los edificios de la Cámara de los Diputados y del Senado.

Afuera, en la explanada del edificio, la policía intentó dispersar a los manifestantes con gases lacrimógenos.

En medio de una gran conmoción dentro y fuera de Brasil, Lula anunció poco más tarde que decretaba la intervención federal en la seguridad en el Distrito Federal (la capital, Brasilia), hasta el 31 enero, y prometió el castigo a los "vándalos" que protagonizaron las tomas.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias