martes 09 de agosto de 2022 - Edición Nº1343

Últimas noticias | 1 jun 2022

“Ladrón de guante blanco”, ¿de dónde nace la acusación que Alberto le lanzó a Macri?

El presidente tiró con munición gruesa contra el ex presidente y utilizó una figura poco habitual para definirlo. De qué se trata y dónde nació la frase.


La grieta política de Argentina sumó un nuevo capítulo luego de que el presidente Alberto Fernández le reclamara a la justicia argentina investigar a “los ladrones de guante blanco” que endeudaron al país, en relación al crédito que tomó el ex presidente Macri ante el FMI por 44.000 millones de dólares.

“Yo digo estas cosas porque esos ladrones de guante blanco andan dando cátedra de moral y de ética por los medios. Estoy esperando que alguna vez la Justicia llame a esos ladrones de guante blanco a rendir cuentas de lo que han hecho. Estoy esperando que alguna vez un juez llame a esos ladrones de guantes blancos y les pida explicaciones por la deuda que tomaron en nombre de la Argentina. Estoy esperando que llamen a esos ladrones de guantes blancos para que expliquen los parques eólicos, las estafa al Correo (Argentino), la estafa con los peajes. Estoy esperando que alguna vez la Justicia se dignifique a sí misma y llame a los ladrones de guantes blancos, a los poderosos, a rendir cuentas”, dijo Fernández.

¿Qué es un ladrón de guante blanco?

La definición es muy simple. Se trata de personas que cometen crímenes no violentos cometidos por profesionales de negocios y gobierno con motivos financieros. Todo profesional de administración y gerencia es denominado "cuello blanco" que contrario al de "cuello azul" que ejecuta obras de campo, este ejecuta tareas administrativas y de logística, por tal razón a los delitos derivados de forma ejecutiva y libre de "trabajo pesado" se le denomina como delito de "cuello blanco". Son delitos que se cometen sin intimidación, amenazas, uso de la fuerza o armas, métodos violentos de lograr consumar el delito como puede ser el "alunizaje", uso de máquinas o explosivos, etc.

Fue definido por primera vez por el sociólogo Edwin Sutherland en 1939 como "un delito cometido por un profesional en su capacidad en el mundo profesional contra una gran corporación, agencia u otra entidad profesional".

No supone ninguna tipificación penal concreta, sino que abarca diferentes delitos y no siempre en todas sus manifestaciones. Por ejemplo, ciertos robos pueden calificarse como delitos de cuello blanco si se hacen sin violencia, pero con algún daño leve en las cosas (como por ejemplo el uso de ganzúas o el uso de fuerzas para violar alguna cerradura).

Sin embargo, los delitos de cuello blanco comparten como características que son delitos contra el patrimonio de las personas y que suelen tener una cierta sofisticación en el método empleado para cometerlos.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias