martes 05 de julio de 2022 - Edición Nº1308

Lifestyle | 24 sep 2021

Tratamientos de belleza: cuando la búsqueda de la perfección se convierte en una pesadilla


Linda Evangelista fue una de las modelos top de la década del 90’. Su figura, junto a la de Claudia Schiffer y Cindy Crawford, marcaban el pulso de como vestir, como peinarse y hasta que sombreros usar en el amanecer del llamado “modelaje superficial”. No había desfile de alta costuro y diseñador famoso que no pagase lo que fuera para que ellas tres vistieran sus creaciones y se presentarán ante un público que vibraba con sus presentaciones.

Sin embargo, eso cambió para Linda. Hoy, a los 56 años, vive un infierno del que le resulta muy difícil salir. Un supuesto tratamiento de belleza focalizado en la erradicación de grasa corporal no funcionó como era esperado y le produjo una hiperplasia adiposa paradójica, una complicación que, según su autopercepción, la dejó "deformada", lo que le generó un cuadro de depresión.

Linda anunció a través de un posteo en sus redes sociales cómo se siente por la complicación que tuvo su tratamiento. Afirmó que desaparecerá de la escena publica por un tiempo y que se siente muy deprimida por lo que sucedió.

 "He sido brutalmente desfigurada por el procedimiento CoolSculpting de Zeltiq, que hizo lo opuesto a lo que había prometido", relató la modelo. Este tratamiento "aumentó mis células grasas en vez de disminuirlas y me ha dejado permanentemente deformada incluso tras someterme a dos dolorosas cirugías correctoras, sin éxito. Me he quedado, como han dicho algunos medios, 'irreconocible'", añadió.

Según explicó, luego de la intervención desarrolló hiperplasia adiposa paradójica, "un riesgo del que no se me había informado antes del procedimiento", sumó. "Estoy en un ciclo de profunda depresión, honda tristeza, y en los más bajos niveles de autodesprecio. Me he convertido en una reclusa", admitió.

La belleza estandarizada

El caso de Linda Evangelista tomó mayor repercusión debido a que la protagonista es una mujer dueña de una carrera en la que la belleza era su principal fuente de trabajo; pero el caso se replica en el mundo entero con mujeres que buscan la supuesta perfección corporal para lucir mejor y ser aceptadas en una espacie de círculo rojo social.

Ese afán por lucir perfectas ha llevado a miles de mujeres a tener complicaciones de toda índole, que incluso hasta provocaron la muerte de muchas de ellas. Las operaciones, el exceso de ejercicio, la mala nutrición y el poco descanso son el común denominador de lo que varias de ellas padecen con tal de llegar a las medidas corporales impuestas por la sociedad.

Pese a la multiplicación de casos y a los avances feministas que se encargar de derribar mitos de belleza para buscar que cada una se sienta bien con su cuerpo, el mensaje hegemónico acerca de los cuerpos perfectos sigue causando daño y nadie sabe cuándo frenará esta locura de cumplir con los mandatos sociales de mujeres estereotipadas que sufren lesiones emocionales que causan heridas muy profundas.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias