lunes 06 de febrero de 2023 - Edición Nº1524

Últimas noticias | 29 nov 2022

Mundial 2022: ¿cómo incide en nuestro estado de ánimo?

Con las frustraciones y problemas de un año a cuestas, los argentinos depositamos nuestras esperanzas de felicidad en un resultado deportivo y le exigimos a los futbolistas por nuestras necesidades de pasarla bien. ¿Somos un “pueblo de mierda”, como dijo Luis Juez?


“Qué pueblo de mierda, le exigimos mucho más a un jugador de fútbol que a nuestros propios dirigentes”. La frase del legislador cordobés Luis Juez pinta el nivel de frenesí en el que nos ha depositado la Copa del Mundo. la urgencia por ganar, por festejar, por sentir una alegría parece haberse colado como cuña en cada argentino que vive la Copa del Mundo como una cuestión de vida o muerte.

Ahora bien. ¿Tan alejado de la realidad está lo que plantea Juez? Él se equivoca feo al considerar que el argentino es un “pueblo de mierda”, pero no está tan errado al mencionar que el pueblo le exige más a un equipo de fútbol que a nuestros propios gobernantes.

Sucede que los propios gobernantes nos han llevado a vivir una mala vida. Con deudas, apremios, tristezas y frustraciones y eso nos ha llevado a que una de las pocas alegrías relacionadas con un festejo genuino, masificado y popular los podamos encontrar casi exclusivamente con un logro deportivo de nuestro equipo de fútbol.

Y la mayoría de los argentinos, que no hacen más que soñar con una alegría, también proyectan sus sueños frustrados de jugar a la pelota en la figura exitosa de Lío Messi, Ángel Di María o “Dibu” Martínez. Por eso es normal y habitual que si Argentina gana el país esté contento y si pierde, todo lo contrario. Se ve en los bares, en los trabajos, los colectivos, las escuelas… en cada rincón del país se respira fútbol y es querer tapar el sol, con las manos creen que un resultado deportivo no incidirá en el humor social.    

Para Argentina, un pueblo destrozado económica y socialmente, el resultado deportivo del mundial puede generar situaciones impensadas en otros países. Aquí está claro: si Argentina gana, el país está de buen humor. De lo contrario, que Dios nos ayude…

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias