domingo 25 de septiembre de 2022 - Edición Nº1390

Últimas noticias | 8 sep 2022

De la pasarela a los bienes raíces: quién es el argentino que se transformó en una referencia para Dubai

Marcelo Olguín se fue a China hace una década para trabajar como modelo y de allí en adelante su vida fue un sube y baja de cambios y emociones. La pandemia lo encontró en Dubai y allí se convirtió en una referencia dentro del negocio inmobiliario en Oriente.


 

La vida de Marcelo podría, perfectamente, ser el guion de una película. Sería algo así como la historia de un pibe de barrio, pintón, que comenzó a viajar como modelo y a viajar por el mundo hasta que el destino lo ubicó en Dubai, donde consiguió descubrir una nueva vocación como agente de bienes raíces que lo convirtió en un exitoso vendedor que se ha transformado en una referencia local e internacional.

Marcelo es Marcelo Olguin. Apenas superó las tres décadas y ya hace rato que vive recorriendo el mundo. En épocas donde en la Argentina Ricardo Fort marcaba el pulso de las pasarelas y los programas de TV, Mauro comenzó a trabajar como modelo y la profesión lo llevó hasta China.

Aquel fue apenas el puntapié inicial de una vida cargada de viajes, aprendizajes y crecimiento. Ya o recuerda la cantidad de países en los que vivió, pero de cada uno se llevó una enseñanza. Tiene un tono italiano que lo distingue, aunque, aclara, también habla castellano, inglés, chino y algo de portugués. 

Jamás soñó con vivir vendiendo casas, pero es el desafío que la vida le puso por delante cuando la pandemia lo sorprendió en los Emiratos. Dubai, una de las ciudades más futuristas y cosmopolitas del planeta, le abrió los brazos para que desarrolle una capacidad que tenía oculta: la de transformarse en un agente inmobiliario exitoso.

“La pandemia me agarró en Dubai y algunos amigos me pidieron una mano para comenzar a moverme en el ambiente inmobiliario. Desde ese momento, no dejé de trabajar”, cuenta Mauro en medio de los más de 40 grados del verano, que por poco ni el aire acondicionado logra soportar.

Para Marcelo el desafío fue sumamente variado. Debió conocer nuevas costumbres y tradiciones, debido a que sus clientes son de los más variados. Indios, cataríes, europeos de diversas partes del continente, estadounidenses… todos buscan Dubai por seguridad, estilo de vida e inversiones.

“La oferta gastronómica es de la más variada. Hay departamentos de miles de dólares y otros de millones. La oferta hace a la diversidad de precios, dependiendo de los lugares buscados. Aquí hay mucho negocio para aquel que tiene mucho dinero, pero también para quienes buscan invertir algo de dinero que produzca una rentabilidad sin mayor riesgo que una inversión”, explica Marcelo, todo un experto en los negocios de los bienes raíces.

Claro que para llegar donde está, no todo le resultó sencillo. Tuvo que trabajar y capacitarse en un mundo con mucha oferta y mediana demanda. Las interrupciones para rezar, el calor en verano, los lugares con licencias para vender alcohol… todo, absolutamente todo son costumbres diferentes que Mauro ya asumió.

“La verdad es que la vida en Dubai es muy placentera. Más allá de los picos de calor que suele haber junio o julio que superan los 40 grados, se vive muy bien. Hay diversidad de razas que se respetan entre sí y mucha seguridad. Vos podés salir con una computadora o un teléfono, dejarlos sobre la mesa de un bar y nadie va a robártelos. Si bien hay algunas prohibiciones, como tomar alcohol en la vía pública, es cuestión de adaptación”, manifestó.

La Copa del Mundo generó una atracción en la zona, ya que el hecho que se dispute en Qatar generó que Dubai se prepare para recibir un aluvión de turistas. “para los argentinos que vayan a venir, es recomiendo que se alojen en Dubai más que en Doha, por la diversidad de entretenimientos y excursiones que pueden hacerse. Hay más variantes y se está a solo 5 horas de viaje en auto entre un lugar y otro. Además, se agregaron una gran cantidad de vuelos diarios con la intención de que el mundial no sea sólo de Qatar, sino de la región en general”; confesó.

Marcelo disfruta de su realidad en Dubai, donde su trabajo es reconocido y con proyección, aunque no deja de pensar en la “cumbia, el fernet y los asados” que es, sin duda, lo que más extraña del país. Pero como todo viajero, sabe que en el mundo hay cosas buenas y malas y se dedica a trabajar para disfrutar las que a él más les gustan. 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias