martes 05 de julio de 2022 - Edición Nº1308

Actualidad | 23 mar 2022

Democracia presente, ahora y siempre


Cada 24 de marzo desde 1976, o en realidad desde 1983, cuando regresó la democracia al país, la memoria de los argentinos realiza un ejercicio casi sistemático para recordar uno de los momentos más atroces de la historia nacional, cuando el Golpe Cívico Militar pergeñado y llevado a cabo por un grupo de militares argentinos que tomaron el poder por la fuerza desató una guerra sin precedentes puertas adentro del país que duró casi 6 años, tuvo más de 30.000 desaparecidos y dejó tierra devastada.

Aquel 24 de marzo fue una fecha quiebre, aunque todo comenzó mucho antes, con el debilitamiento del gobierno de turno y el llamado a “ordenar la patria” que los propios militares hicieron a sus propias fuerzas.

Así fue que como fueron muriendo o desapareciendo todo aquel que pensaba distinto, lo expusiera u ocultase, desatándose uno de los enfrentamientos más sangrientos, crueles y desiguales producidos por el terrorismo de estado que tuvo lugar en distintos puntos del país.

Reclamar, pensar, respirar y hasta nacer era considerado un motivo de muerte para los militares que gobernaron el país. El daño provocado física, social, económica y humanamente aún hoy perdura en el corazón de los argentinos y en miles de familias que se rompieron y permanecen destrozadas buscando a familiares secuestrados, torturados o con identidad falsa.

La encomiable, inagotable e incasable tarea de las Abuelas y Madres de Plaza por seguir adelante en la búsqueda de sus hijos y nietos desaparecidos no hizo más que darle valor a un movimiento de justicia social en la que el mayor movimiento se refleja en el amor a la vida y el prójimo.

En medio de semejante fecha no está demás recordar la importancia que tiene para el país haber conservado la democracia a lo largo de tantos años. Apenas pequeños focos de sublevación militar sirvieron para que la sociedad levante las banderas del Nunca Más para terminar con las espurias intenciones de Aldo Rico y compañía, bajo la excusa de “reacomodar al país”, tal cual explicaron en su momento los genocidas Videla y Massera.

Tal es el compromiso del pueblo argentino con la democracia que cuando el presidente Eduardo Duhalde habló de un posible Golpe, fue condenado por la sociedad en su conjunto, dejando en claro que el “Nunca Más” no es solo una frase hecha.

Pese a la Grieta, los problemas económicos, las devaluaciones, las peleas políticas, la corrupción, los atentados y ataques contra la libertad de expresión y las enormes falencias que tiene el país, queda claro que la democracia es el único bien que logra unificar criterios y encierra un acuerdo general sobre qué clase de país queremos.   

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias