martes 05 de julio de 2022 - Edición Nº1308

Actualidad | 21 mar 2022

Lo inimaginable: Maduro se reunió con delegados de Biden


En el auge de las sanciones a Rusia por la agresión a Ucrania, y tras la ruptura de las relaciones bilaterales en 2019, Nicolás Maduro negoció con Estados Unidos el aumento de la producción de crudo de la estadounidense Chevron y aseveró que continuarán las conversaciones.

Fue el mismo Maduro quien se encargó de confirmar la reunión “respetuosa, cordial y muy diplomática”, a la par del portavoz de Joe Biden, Jen Psaki. Conciliador, Psaki anunció que acordaron “trabajar en una agenda amplia” y reflexionó acerca de la importancia de “conversar cara a cara temas de máximo interés de Venezuela y del mundo”. Asimismo, expresó que quiere avanzar en una agenda que coadyuve “al bienestar y la paz de los pueblos de la región”.

Durante dos horas se debatió sobre varios temas concernientes a la energía y la seguridad energética. También se dispuso la liberación de dos ciudadanos estadounidenses detenidos en Venezuela.

¿Por qué Estados Unidos mira hacia Venezuela?

Hoy la prioridad de occidente pasa por bloquear económicamente a Rusia, para lo cual se busca embargar su petróleo. Días atrás, Biden anunció la prohibición de las importaciones de petróleo, gas y carbón rusos a Estados Unidos.Sumado a ello, el precio del Crudo sigue subiendo porque los países productores se niegan a aumentar la producción.

En 2019 el vínculo bilateral se había roto debido al reconocimiento de Juan Guaidó como presidente de Venezuela por parte de Washington. En ese momento, la Casa Blanca bloqueó la comercialización de petróleo venezolano, equivalente al 96% de sus ingresos.

Guaidó en contra de la reunión

Pese a que el líder opositor evitó hacer declaraciones, se supo que la delegación norteamericana, luego del encuentro oficial, se reunió con ellos. Su “embajador” ante Estados Unidos, Carlos Vecchio, fue quien se encargó de dejar en claro por Twitter que consideraban que “comprar petróleo a Maduro o a Putin es lo mismo. Son petróleo de sangre”.

Algunos congresistas republicanos se sumaron a las críticas, y consideraron al encuentro una “traición”.

Realismo Pragmático

Lo cierto es que lo Biden es mera “realpolitik”. El idealismo no tiene lugar cuando los intereses permanentes norteamericanos están en juego. El “no reconocimiento de Maduro” se acaba cuando el mandatario en Caracas puede salvaguardar al gobierno demócrata de una grave crisis, y cuando esa concreción podría generar rispideces en la alianza ruso-venezolana.

Maduro también opta por el pragmatismo. Como bien dijo Lord Palmerston “las naciones no tienen ni amigos permanentes ni enemigos permanentes. Tienen intereses permanentes”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias