martes 05 de julio de 2022 - Edición Nº1308

Actualidad | 28 feb 2022

Londongrad: el paraíso fiscal que tambalea por la guerra


Inglaterra está en una disyuntiva. En medio del conflicto armado por la invasión de Rusia a Ucrania, la Unión Europea impone fuertes sanciones económicas a Rusia que podrían alterar la estabilidad financiera que alcanzó Londres en las últimas décadas con inversionistas rusos que aprovecharon las facilidades financieras que tuvieron para instalarse allí como consecuencia de la división de la Unión Soviética y los petrodólares.

Todo empezó en la última década del siglo pasado cuando oligarcas rusos aprovecharon la intención de Inglaterra para que capitales extranjeros invirtieran en el país.

Así fue como miles de rusos llegaron para transformar a Londres en “Londongrad”, la denominación que adquirió la ciudad por las características de sus nuevos inversionistas.

Según el National Economic Crime Centre (NECC), un organismo estatal, una “perturbadora proporción de los flujos ilícitos de la ex Unión Soviética”, se lavan en el registro de empresas del Reino Unido.

El NECC calcula que hay 335 mil compañías registradas en la Companies House que no revelan el nombre del beneficiario final de la empresa. El fraude es tan patente que los el NECC ha hallado que los testaferros de unas 4400 compañías son niños de dos años o menos. Entre los clientes de la Companies House figuró hasta 2019 el Macri Group LLP.

Una de las políticas favoritas de esta puerta abierta a los negocios son las “Golden visas” para todo aquel que tenga un mínimo de 2 millones de libras para invertir en el Reino Unido. De las 13 mil “Golden visas” otorgadas un 20 por ciento fueron a ciudadanos rusos: 55 se otorgaron el año pasado.

Así es que banqueros, inversionistas de bolsas, constructores inmobiliarios y todo aquel que sea millonario y tenga activos para lavar, encontró e Londres su lugar en Europa.

Ahora, con el estallido de la guerra, el primer ministro británico Boris Johnson, impulsor de las “Golden Visas”, mostró enorme grado de incomodidad por tener que sancionar a varios de sus amigos y socios comerciales.

La realidad indica que Londres podría sufrir financieramente descalabrados impensados si ello ocurre, por lo que el Premier intenta mantener un equilibrio que parece muy difícil de lograr.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias