Deportes

Primer cumple sin Diego, el hombre eterno

Maradona cumpliría 61 años, y cuesta festejarlo sin su presencia por primera vez. Una vida plagada de historias y emociones.

Publicado

el

El ídolo máximo del deporte argentino, Diego Armando Maradona, cumpliría 61 años. Es el primer cumpleaños desde su muerte aquel fatídico 25 de noviembre de 2020, y los homenajes no se hacen esperar: en todos los partidos de Argentina los árbitros interrumpen los encuentros al minuto 10 de juego, con 1 minuto de aplausos y su imagen en pantalla grande con la canción de Rodrigo de fondo. Asimismo, en la Liga Profesional los planteles ingresan a las canchas con brazaletes celestes y blancos con su imagen, y remeras con su silueta.

Si tuviéramos que seleccionar algunos momentos de la vida de Pelusa, probablemente la mayoría focalizaríamos en la selección. Capitán del equipo de Bilardo, autor del mejor gol de la historia de los mundiales ante Inglaterra, fue nada menos que el último futbolista que levantó una Copa del Mundo para la Argentina. Su retiro con la celeste y blanca, tras el Mundial de Estados Unidos 1994, también podría ingresar en las páginas más emblemáticas de su vida deportiva, en este caso por la angustia tras haber sido suspendido y su eterna frase «me cortaron las piernas».

Las adicciones y los excesos caracterizaron a Maradona desde tiempos remotos, agudizándose durante su última etapa, en la que paralelamente se desempeñó como técnico de diversos equipos. La última vez que pisó un estadio con público fue en marzo del 2020, cuando Boca se consagró campeón ante su Gimnasia en La Bombonera, desplazando a River al segundo puesto, en una noche inolvidable para los xeneizes que idolatraron al 10 previo al partido. Como si estuviera guionado.

El pasado jueves se estrenó en Canal 9 «Sueño bendito», la serie realizada por BTF Media que retrata su vida dentro y fuera del fútbol. Sobre la misma se refirió Guillermo Cóppola, histórico representante del 10: “La serie de Diego es una ficción, y en la ficción hay asesinos, mafiosos, villanos, vagos y atorrantes. Ficción. La vida es otra cosa. Y Guillermo con Diego vivió momentos buenos, malos, altos y bajos. Pero nunca daño. Nunca delito. Y feliz de haber vivido esa vida.”

Una de las personas que mejor lo definió es el periodista Ernesto Cherquis Bialo, quien en una entrevista puso de manifiesto lo impactante de la vida del mejor jugador de todos los tiempos, haciendo alusión a los cambios drásticos que acontecieron desde su infancia en adelante. De ese modo explica y argumenta la personalidad de un hombre que supo pasar de la pobreza a los lujos, con un sinfín de excesos de por medio.

Su último equipo como director técnico fue Gimnasia y Esgrima de La Plata, club que le permitió regresar al fútbol argentino luego de más de 20 años, sin contar su estadía en el seleccionado nacional, entre 2008 y 2010, incluyendo el Mundial de aquel año en el que Alemania eliminó al equipo nacional en cuartos de final. Su arribo al equipo platense significó homenajes en todos los estadios, alborozo en el pueblo argentino y las masas llenando las calles de todos los hoteles donde se alojaba «el lobo».

Vivió 60 años, aunque parecieron 100. Fiel a su carácter, siempre dijo lo que pensaba, sin escrúpulos. Sus formas lo llevaron a ser, por un lado, el ídolo máximo del deporte argentino, y asimismo ganarse el repudio de algunos que le critican ciertos actos. Para sus fanáticos, es intocable. En Italia (fundamentalmente en Nápoles), en Argentina, o en cualquier lugar del planeta. El fenómeno Maradona es imposible de explicar. Un hombre que parecía inmortal, y cuya figura permanecerá, precisamente, en la inmortalidad. Donde quieras que estés, feliz cumple Diego…

Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deportes

El futbol gratuito vuelve a ser eje de discusión en el Congreso

El senador del Frente de Todos, Oscar Parrilli, presentó un proyecto para que parte de la televisación del fútbol argentino pase nuevamente a la TV Pública. El debate comenzará en los próximos días y esconde una pelea de fondo entre macrismo y kirchnerismo.

Publicado

el

“No es la vuelta del Fútbol para Todos ni tampoco es un gasto para el estado. Es una forma de aplicar el artículo 77 de la Ley de Medios y financiar obras para promover el deporte”. Con esas palabras el senador Oscar Parrilli explicó ante los medios de qué se trata la posible estatización de al menos 4 partidos por fin de semana del torneo de Primera División que comenzará a jugarse en Argentina desde el 10 de febrero.

Parrilli, uno de los alfiles de CFK en el Senado y en la diaria, presentó un proyecto en el que trabaja hace unos 7 meses y que es la continuidad de negociaciones que habían comenzado en marzo de 2020. En aquel momento la pandemia hizo que la posible estatización de algunos partidos quede stand by.

Lo que el FdT busca es se puedan transmitir por TV abierta “el 30%” de los encuentros de cada fecha. Ese porcentaje equivale a 4,2 partidos cada siete días. El texto de la iniciativa propuesta por Parrilli dice también que los dos partidos más atrayentes para la audiencia deben estar entre los cuatro encuentros liberados.

Claro que como todo lo que sucede en Argentina guarda y encierra un nuevo capítulo, esta vez destinado a un nuevo round entre macrismo y kirchnerismo. Más allá de la intención primigenia de recuperar algunos partidos gratuitos en marzo de 2020, al Gobierno no le cayeron bien las designaciones de los gerentes de TNT y Disney (las empresas que tienen los derechos económicos de los torneos y que aún no pudieron lograr la fusión en territorio nacional) por sus relaciones políticas.

En TNT desembarcó Enrique Saco, ex periodista de Radio Rivadavia, quien está desde hace algún tiempo en pareja con la ex gobernadora María Eugenia Vidal. En tanto, el gerente de Disney en el país es Diego Lerner, amigo íntimo del ex presidente Mauricio Macri.

El avance estatal sobre el fútbol había tenido una primera estocada hace unos días, cuando el también ultrakirchnerista ministro de Comercio Interior, Roberto Felletti, no aprobó la fusión de las empresas de Disney por considerarla “monopólica”.

Seguir leyendo

Deportes

¿Por qué cayó tan bajo el fútbol argentino?

El torneo de Primera División, que comienza el 11 de febrero, contará con 28 equipos, en una nueva muestra de las incoherencias dirigenciales.

Publicado

el

Hace 8 años, el torneo de Primera División del fútbol argentino estaba conformado por 20 equipos, como la mayoría de las competencias de clubes del mundo. Se disputaban, por entonces, 2 campeonatos por año (que anteriormente se denominaban Clausura y Apertura), cuyos nombres fueron reemplazados por «Torneo Final» y «Torneo Inicial». A fines de 2014 se produjeron 10 ascensos desde la B Nacional, transformando así al torneo de primera en una competencia de 30 clubes, producto de una iniciativa de Julio Humberto Grondona, quien falleciera a mediados de 2014, pero cuyo proyecto se implementó unos meses después de su deceso.

Como de costumbre, los dirigentes argentinos se vieron ante la imperiosa necesidad de corregir sobre la marcha. El novedoso formato le restaba jerarquía y agudizaba las diferencias de nuestro fútbol con relación a las grandes ligas, donde no solo las conforman 20 clubes, sino que se llevan a cabo desde agosto hasta mayo/junio, y en las que la organización genera certidumbre en torno a fechas, sedes, horarios, etc. Lo cierto es que para retomar el formato precedente, debían ser más los descensos que los ascensos, algo que se planificó para que en nuestros días hubiera nuevamente la misma cantidad que hasta 2014.

Habituados a utilizar la pandemia como excusa, la cúpula dirigencial determinó suprimir los descensos a la Primera Nacional, pero no fue viable ni era justo impedir los ascensos a la máxima categoría. El resultado son los 28 equipos que hoy conforman el campeonato. Vale recordar que entre durante 2015 y 2016 eran 30, en 2017 28, en 2018 26 y en 2019 24. Posteriormente comenzó la pandemia y en vez de llegar a 22 (para luego regresar a los 20 habituales), la Liga Profesional (denominada así desde 2021) volvió a tener 26 equipos.

La próxima temporada tendrá 2 descensos y 2 ascensos, que se darán a fin de año, con lo cual en 2023 habrá la misma cantidad de equipos. Pero hay mucho más: en la Primera Nacional (segunda división) los participantes son 37. Una locura abismal. Otra prueba que pone en evidencia las constantes irracionalidades de una dirigencia que lejos de buscar mejorar, entorpeció el camino hacia un fútbol más organizadado, ordenado y transparente. Entretanto, estamos sumergidos en la decadencia.

Seguir leyendo

Deportes

Campazzo, el mejor argentino de la nueva generación

El cordobés, que cumplió 100 partidos en la NBA, se consolida como el estandarte argentino tras los retiros de los integrantes de la generación dorada.

Publicado

el

No es sencillo reemplazar a un jugador consagrado. Mucho menos si nos referimos a un equipo. Esa es la mochila que cargan los basquetbolistas argentinos que representan a la selección, ya que la mayoría de la generación dorada culminó su carrera, a excepción de Carlos Delfino, que en noviembre regresó al seleccionado tras 4 años, y que se desempeña en un club de Italia. Ya no contamos con Ginóbili, Scola, Nocioni, Oberto, Pepe Sánchez y compañía. Y es allí donde reluce la figura de Facu Campazzo, hombre de los Denver Nuggetes de la NBA desde noviembre del 2020, quien alcanzó los 100 partidos en la liga y que promete seguir consolidándose como uno de los líderes del equipo argentino.

El oriundo de Córdoba está pronto a cumplir 31 años, y en la temporada precedente su equipo llegó a las semifinales de la Conferencia Oeste en los playoffs, con actuaciones destacadas de Facundo que generaron halagos de parte de su entrenador, compañeros (por ejemplo el serbio Nikola Jokic, considerado uno de los mejores jugadores del planeta), y estrellas del deporte en general. En tanto, los Nuggets hoy se ubican séptimos, y aún resta un extenso trecho para el comienzo de los partidos eliminatorios.

Si repasamos las carreras de los argentinos en la NBA, nos encontramos con que Manu Ginóbili disputó nada menos que 1.057 encuentros, entre 2002 y 2018, siempre representando a San Antonio Spurs. Luis Scola, otro emblema nacional, dijo presente en 743 partidos en 5 escuadras diferentes (Houston Rockets, Phoenix Suns, Indiana Pacers, Toronto Raptors y Brooklyn Nets). Si bien hacemos referencia a un abismo entre ellos y el base de Denver, éste último es, sin lugar a dudas, el más destacado de la generación que sustituye a la mejor de la historia.

Entre agosto y septiembre del 2023 se desarrollará la Copa del Mundo, cuyas sedes serán Filipinas, Japón e Indonesia. En la anterior, disputada en China en 2019, Argentina realizó un torneo extraordinario que no pudo coronar tras caer en la final ante España, una de las máximas potencias. Lo cierto es que de cara al gran desafío mundialista, el flamante director técnico Néstor García se apoyará, seguramente, en Nicolás Brussino, Nicolás Laprovittola, Gabriel Deck, Leandro Bolmaro y el propio Delfino, además de Campazzo.

Llegar a la NBA significa una ardua tarea. Consolidarse mucho más. Y si paralelamente te convertís en una pieza clave en su selección, indudablemente estás trabajando de buena forma. Con 1,78 de altura, que implica ciertas desventajas con relación a sus rivales y a sus propios compañeros, Campazzo continúa poniendo en evidencia que a través del talento, el esfuerzo, la dedicación y la constancia, es posible mejorar y cumplir las metas anheladas.

Seguir leyendo

Tendencia