General

La renuncia de Chacho: así empezó la crisis de 2001

Se cumplen 21 años de la renuncia de Chacho Álvarez a la vicepresidencia de la Nación, que debilitó formidablemente el gobierno de Fernando De la Rúa y terminó con una de las crisis más significativas de la historia argentina.

Publicado

el

El 6 de octubre del año 2000, con el amanecer de un milenio y con un gobierno errático, dividido y dando las hurras, Carlos “Chacho” Álvarez, por entonces vicepresidente de la Nación, inscribió su nombre en los libros de historia argentina con una renuncia que fue el comienzo de la debacle del gobierno de Fernando De la Rúa, que caería unos meses después en medio de una de las puebladas más sangrientas de la era moderna en el país.

Disconforme por la llegada de Domingo caballo al ministerio de Economía y sospechado (junto a otros funcionarios cercanos de algunos actos de corrupción), Chacho decidió dar un paso al costado de su función como vicepresidente, lo que significó un debilitamiento político que contribuyó con la caída del gobierno algunos meses después.

Álvarez llegó a ser vicepresidente como fruto de una alianza compuesta por algunos partidos que impulsaron la candidatura de De la Rúa. Sin embargo, la coalición gobernante nunca llegó a tener la fluidez de funcionamiento de un equipo aceitado y el fracaso estrepitoso de sus políticas socioeconómica terminaron con un levantamiento social pocas veces visto.

Chacho comenzó a desconfiar de algunos funcionarios que “desgastaban a propósito” su imagen y la llegada de Domingo Cavallo al ministerio de Economía fue la gota que rebasó el vaso. Sin tener mayor diálogo con sus compañeros del Frepaso (que tenía como figura destacada a Graciela Fernández Meijide) tomó la decisión de renunciar luego de consultarlo en la intimidad con su esposa.

Quién es Chacho Álvarez

Chacho nació en la Ciudad de Buenos Aires el 26 de diciembre de 1948 en una familia de clase media, hijo de un obrero gráfico español y una ama de casa. Sus comienzos en la política fueron en la CGT de los Argentinos, conducida por Raimundo Ongaro.

Su vida política tomó notoriedad pública cuando, tras los indultos a los jefes militares otorgados por Carlos Saúl Menem en 1989, se alejó del Partido Justicialista junto al denominado Grupo de los 8, para terminar, formando en 1993 el Frente Grande, que ganó notoriedad como partido opositor luego de que la imagen de la Unión Cívica Radical se viera afectada por el Pacto de Olivos.

El Frente Grande se unió a PAIS, partido de José Octavio Bordón, y formaron el Frepaso. Luego de celebrar internas abiertas, determinaron que concurrirían a las Elecciones presidenciales de 1995 en Argentina con Bordón como candidato a presidente y Álvarez como candidato a vice. La fórmula quedó en segundo lugar, desplazando a la Unión Cívica Radical al tercero.

Un líder discursivo y sin territorio

Chacho Álvarez era un líder mediático; su principal capital era su prestigio público, logrado gracias a un asombroso conocimiento de cómo funcionan los medios de comunicación y de cómo sienten y piensan los periodistas. Tenía un contenido apropiado; portaba virtudes reclamadas por la gente, como la honestidad, la transparencia, la ética y una actitud de lucha contra los poderosos y las injusticias.

Pero, no controlaba ningún territorio y no se destacaba por la originalidad de sus ideas ni por su capacidad de gestión ni por sus aptitudes como organizador de cuadros o de masas ni por la representación de grupos específicos de poder.

Vinculado a la centroderecha del peronismo, en enero de 2020, el presidente Alberto Fernández lo designó como Embajador argentino en Perú.3​ Sin embargo, pese a ser confirmado por el Senado, en julio de ese año desistió del puesto motivado por la pandemia de COVID-19 y la posibilidad de contagiarse, siendo paciente de riesgo.

Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

General

Adiós pensamientos negativos: ¿se puede prevenir la depresión?

En EEUU, un grupo de científicos implantó en el cerebro de una mujer un chip para eliminar los pensamientos negativos y evitar que caiga en la depresión. Reparos de la ciencia y esperanza para quienes no pueden combatir uno de los flagelos mundiales.

Publicado

el

¿Puede un chip terminar con la depresión? La pregunta que se hace la ciencia comenzó a tener un mínimo de respuesta luego de que un grupo de científicos de la Universidad de Califronia instaló un chip para evitar los pensamientos negativos en el cerebro de una mujer con el fin de evitar la depresión.

Según especificaron en el estudio publicado recientemente en la revista científica Nature, se trata del primer caso en el mundo en demostrar que la estimulación altamente dirigida en un circuito cerebral específico que incluye patrones cerebrales depresivos podría ser una forma efectiva de tratamiento para la depresión severa, que afecta aproximadamente al 5 por ciento de los adultos en todo el mundo, según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El caso Sarah

La investigación sobre cómo anular la depresión en las personas surgió hace mucho tiempo y el primer implante lo recibió Sarah, una mujer de 38 años con depresión severa que había tenido pensamientos suicidas en 2016.

La mujer probó con medicamentos, terapias tradicionales, alternativas, internaciones y hasta con procedimientos innovadores. Sin embargo, la falta de resultados en la modificación de su conducta hizo que su depresión se radicalizara un poco más con el correr de los años.

Su caso llegó a oídos de los investigadores, quienes le implantaron en el cerebro un dispositivo que funciona con baterías del tamaño de una caja de fósforos, una especie de “marcapasos para el cerebro” calibrado para detectar el patrón de actividad neuronal que ocurre cuando se presentan los síntomas de la depresión. Allí, descarga pulsaciones de estimulación eléctrica para evitarla.

Según el artículo publicado en Nature, 12 días después de implantar el dispositivo, el puntaje de Sarah en la escala estándar de depresión bajó de 33 a 14. Varios meses después cayó por debajo de 10, lo que significó un estado de remisión, informaron los autores del paper científico.

Las críticas se multiplicaron

Luego de que el progreso de Sarah se hiciera público, el caso comenzó a tomar cada vez notoriedad y los doctores que la trataron coincidieron en que fue un éxito rotundo la instalación del chip.

“Nuestra idea no fue que Sarah sea feliz, sino que elimine sus malos pensamientos, que fueron los que produjeron su estado de depresión profundo”, explicaron. Pese a ello, un sinfín de críticas llovieron sobre ellos.

“Una persona a la que se le haya implantado un sistema de circuito cerrado para atacar sus episodios depresivos podría verse incapaz de experimentar alguna fenomenología depresiva cuando es perfectamente normal experimentar este resultado, como en un funeral”, opinó Frederic Gilbert, filósofo experto en neuroética y profesor titular de Ética en la Universidad de Tasmania, de Australia.

Seguir leyendo

General

Cáncer de Mama: la importancia del auto examen y cómo tratarlo a tiempo

En el mundo entero se celebra una jornada de concientización en la Lucha contra el Cáncer de Mama, la principal causa de muerte de mujeres en todo el mundo. Pese a los avances de la ciencia, el flagelo no se termina.

Publicado

el

Como cada 19 de octubre, se celebra en el mundo entero el Día Internacional de la Lucha contra el Cáncer de Mama, una enfermedad que produce el mayor índice de fallecimientos entre las mujeres de todo el mundo.

Sólo en la Argentina, de acuerdo al Observatorio Global de Cáncer de la OMS, el cáncer de mama fue el de mayor magnitud en cuanto a ocurrencia para 2018: con un volumen de más de 21.000 casos al año, representa el 17% de todos los tumores malignos y casi un tercio de los cánceres femeninos.

Las investigaciones en todo el mundo concluyeron que es el tumor más diagnostica en 2021 en el mundo, con una incidencia de 132 casos por cada 100.000 habitantes y más de 2,2 millones de casos en todo el mundo, según los datos del Centro de Investigaciones sobre el Cáncer (IARC).

En España, por ejemplo, durante 2020 se detectaron más de 34.000 casos, tal y como recoge el Sistema Europeo de Información del Cáncer (ECIS), y en la actualidad hay más de 100.000 mujeres que padecen esta enfermedad. Con estas cifras, se convierte en el tumor más frecuente entre las españolas, por delante del cáncer colorrectal, útero, pulmón y ovario. También es el que más mortalidad causa, por delante del cáncer de pulmón, colon y páncreas.

La importancia del examen casero

La detección del cáncer de mama a tiempo es sinónimo de tener más chances de vida. por eso, las campañas de concientización para realizarse estudios anuales van de la mano con exámenes caseros para detectar, de manera muy sencilla, alguna anomalía que derive en un examen pormenorizado.

Además de las consultas médicas periódicas, una buena forma de prevenir el cáncer de mama es el autoexamen, en el que la mujer se familiariza con la forma de sus mamas para poder identificar cualquier anomalía que pueda ser una indicación de cáncer de mama.

El primer paso del auto examen es una inspección visual, en el que la mujer deberá pararse con el torso desnudo frente al espejo, manteniendo los brazos a los costados.

Luego se deberá pasar a la parte manual del autoexamen, tocándolos para encontrar anomalías. Para facilitar el proceso, los especialistas recomiendan realizarlo acostada o en la ducha.

A partir del autoexamen, las mujeres pueden identificar algunas anomalías en sus mamas que, aunque en su mayoría pueden ser benignas, requieren el análisis de un profesional calificado. Estas son:

  • Un bulto o nódulo duro cerca de la axila.
  • Cambios en la forma en que se ven o se sienten las mamas, incluidos un engrosamiento o una pesadez notable, diferentes al tejido circundante.
  • Hoyuelos, arrugas, protuberancias o crestas en la piel de la mama.
  • Un cambio reciente en el pezón: se retrae (invierte) en lugar de sobresalir.
  • Enrojecimiento, sensación de calor, hinchazón o dolor.
  • Picazón, escamas, llagas o erupciones.
  • Secreción sanguinolenta del pezón.

Seguir leyendo

General

Adiós indigencia: cómo hizo China para cubrir las necesidades básicas del país

En apenas 7 años, el gigante asiático terminó con la pobreza extrema en base a un programa de expansión a zonas rurales, desarrollo de empleo y fiscalización de militantes políticos. ¿Es posible hacerlo en Argentina?

Publicado

el

La pobreza en Argentina es un problema que lejos está de solucionarse. De hecho,1 de cada 2 argentinos es pobre. Una estadística lapidaría que se incrementó en los últimos años, explotó con la devaluación tras la salida del CEPO, en 2015, y se potenció en 2019 con la derrota del entonces presidente Macri tras las PASO. El tiro de gracia fue una pandemia mundial que terminó con la ilusión de florecer que tenían los argentinos.

Con el paso del tiempo, los gobiernos han desarrollado diferentes políticas para terminar con la pobreza e indigencia y fallaron sistemáticamente. Algunos un poco más, otros un poco menos, pero fracasaron considerablemente.

En las últimas horas, se conoció un informe del Instituto Tricontinental de Investigación Social, con sedes en Argentina, Brasil, India y Sudáfrica en el que se explica algunos de los procesos que China encaró para dejar atrás la indigencia y reducir exponencialmente en uno de los países más poblados del mundo.

Números que demuestran efectividad

China tenía en 1978 770 millones de pobres de los cuales, se presume porque no había estadísticas precisas, que entre un 15 y un 20% eran indigentes. Es decir que no cumplían con las necesidades básicas alimenticias. En 2011, ese número se redujo a 122 millones y en 2020 se erradico por completo la indigencia y menos de un 5% aún padece alguna falencia mínima por la que termina considerándose pobre.

En base a una apertura gradual de importaciones, el país tuvo un 9,5 de crecimiento anual entre 1977 y 2017. Dichas inversiones fueron potenciadas por un respaldo equilibrado, desarrollado e inversionista para sustentar que los inversores reinviertan parte de sus ganancias.

Para consolidar el crecimiento, China desarrolló el Programa de Reducción Focalizada de la Pobreza de China (RFP) que se resume como «Un ingreso, dos seguridades y tres garantías». Primero se estableció que el ingreso mínimo para considerar a alguien por encima de la pobreza estaba en los 2,30 dólares diarios, por encima de los 1,90 propuestos por el Banco Mundial.

Las dos seguridades a alcanzar serían el alimento y la vestimenta. Las tres garantías: servicios médicos básicos, vivienda (con agua y electricidad) y educación gratuita y obligatoria. Cada uno de estos objetivos requirió estándares determinados de medición. Por ejemplo, el acceso al agua potable debía ubicarse a no más de veinte minutos ida y vuelta y debía ser segura.

El rol del Estado

Para garantizar el crecimiento, China mandó en 2014 unos 800 mil militantes a verificar cuales eran las necesidades en las zonas poco pobladas del país. La intención era establecer un orden de prioridades que permitieran un desarrollo descentralizado y mucho más regional.

Una vez establecidas dichas necesidades en zonas rurales, el Gobierno invitó a las fabricas y empresarios a establecerse en diferentes zonas poco pobladas para logran un crecimiento más uniforme.

De esa forma, unos diez millones de chinos se instalaron a trabajar en diferentes sectores parcialmente poblados para trabajar y desarrollarse en lugares impensados años atrás.

¿Es posible hacerlo en Argentina?

Es la pregunta del millón. A priori, China, que era uno de los países más corruptos del mundo (en 2020 fueron denunciados 161.000 casos), decidió penalizar con más dureza dichos actos. Además, priorizó el colectivo social por sobre el individualismo, lo que parece sumamente complejo en el país…

Un profesor de la Universidad Agrícola de China explicó a los investigadores de la Tricontinental: «La sociedad china es muy diferente de las sociedades occidentales porque se basa en lo colectivo y no en lo individual. Esto se refleja en la forma de organizar la sociedad. El gobierno trabaja con organizaciones sociales, las redes políticas y sociales se funden en un todo, en una fuerza dirigente, organizada vertical y horizontalmente, que permite que todo el mundo se una a esta campaña social». Otra cuestión, nada menor, es la simbiosis entre el Estado chino y el Partido Comunista Chino (PCCH) que cuenta con más de 95 millones de miembros.

Gracias a los valores fuertemente comunitarios de la cultura china, una militancia comprometida y una gestión capaz de mostrar resultados rápidos, el Estado no es visto por la mayoría como algo ajeno y peligroso sino como una herramienta que permite resolver enormes problemas.

Seguir leyendo

Tendencia