Cultura

China y Cuba ¿El comunismo en crisis?

El comunismo fue protagonista en los medios en el mes de julio: las manifestaciones en Cuba coincidieron con los 100 años del Partido Comunista de China ¿Podría pensarse que éstos regímenes están en crisis? Las demandas sociales por mayor apertura invitan a reflexionar sobre su verdadera naturaleza.

Publicado

el

A principios de mes, la República Popular de China celebró el centenario del Partido Comunista de China (PCCh), que gobierna el país desde hace ya 72 años. El liderazgo comunista del país comenzó con la victoria del PCCh, conducido en ese entonces por Mao Tse Tung, frente al Kuomintang (Partido Nacionalista Chino) en la guerra civil, que se extendió de 1927 a 1949. El bando perdedor se refugió en Taiwán, la República de China.

Por su parte, el comunismo en Cuba perdura desde 1959, tras el éxito de la revolución cubana de Fidel Castro. Ya con 62 años en el poder, el régimen atraviesa hoy una de sus peores crisis. Manifestaciones masivas repudian el autoritarismo del gobierno y piden mayores libertades.

Estos eventos del comunismo nos llevaron a preguntarnos si ambos regímenes están en crisis. En este sentido, reflexionamos cómo logran perdurar en el tiempo a pesar de su carácter autoritario, y si son actualmente un verdadero comunismo, o si, para persistir, debieron abandonar postulados esenciales de la ideología.

China

 Un factor clave al evaluar el carácter comunista de los regímenes es la economía. En el caso de China, es ésta el principal factor que lleva a señalar al país como uno que no es realmente comunista. Mientras que la teoría del comunismo defiende el control absoluto del Estado por sobre la economía, en la República Popular China prima una economía de mercado.

La República Popular de China es hoy muy distinta a la de hace algunos años atrás. Sus principales cambios se produjeron desde 1979, con la creación de las “Zonas Económicas Especiales”, donde se permitían las prácticas capitalistas. Este modelo expandió en el país a la economía capitalista de mercado. En los ’90, se habilitó además el mercado financiero, y en 2001, China ingresó a la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Sin embargo, la libertad económica en China no estuvo acompañada de una libertad política. Las prácticas capitalistas desataron una distinción entre clases sociales, punto incompatible con un régimen comunista.

Se erigieron, en consecuencia, demandas sociales por una mayor apertura política. En 1989 ocurrió la “Masacre de Tiananmen”, donde el gobierno reprimió a los manifestantes con el ejército, dejando en claro que no cedería el poder.

En lo político, los comunismos se caracterizan por ser regímenes autoritarios de partido único. El gobierno del PCCh no permite la libertad de prensa ni la oposición política, controlando las redes sociales, medios de comunicación y rivales políticos. Si bien otorgó ciertas concesiones, como una Constitución y partidos comunistas independientes, el PCCh dirige el país.

La República Popular de China es hoy muy distinta a la China comunista del siglo pasado. Convive un sistema político comunista, con una economía de mercado y una sociedad con diferencias de clase. Para mantener el régimen, la represión es una herramienta clave, y sectores que deben incorporarse al comunismo sufren esta represión, como Hong Kong.

Cuba

El 11 de julio tuvo lugar en Cuba un estallido social inédito. Miles de ciudadanos salieron a las calles al grito de “Libertad” y “Patria y vida”, reclamando al régimen castrista mejores condiciones de vida y mayores libertades. Los manifestantes fueron reprimidos por el gobierno de Miguel Díaz-Canel.

 El gobierno comunista de Cuba mantiene un control absoluto, donde no se permite la libertad de prensa ni la actividad política disidente. La sociedad comenzó a sortear las restricciones y acceder a redes sociales, rompiéndose el monopolio informativo del gobierno.

Las manifestaciones se replicaron en distintas ciudades del país, y el gobierno respondió con represión y un apagón tecnológico y telefónico. La crisis económica, que empeoró con el Covid, junto al acceso a internet, fueron los principales disparadores del estallido.

En suma, el fin del mandato de los hermanos Castro parece envalentonar a la sociedad hacia una mayor resistencia al régimen. El gobierno de Díaz-Cane no cuenta con la misma legitimidad política y moral ante sus ciudadanos.

Cuba continúa, desde que inició la revolución en 1959, con un régimen comunista. Tuvo que adoptar ciertas reformas, como la apertura del internet mediante la telefonía móvil 3G en 2019. No obstante, el comunismo se mantiene, aunque el sector estatal no logra ser eficiente. Nunca logró recuperar el auge que tuvo con el apoyo de la Unión Soviética y, desde la disolución de esta última, la crisis económica no logra resolverse.

Reformas de apertura política y económica parecen urgentes para que el régimen pueda persistir. Si bien los oficialistas culpan únicamente al embargo de Estados Unidos, el generalizado acceso a la información produce en la sociedad un deseo por mayores libertades. Las opciones del gobierno son reforzarse en el poder mediante la represión e imposición, o responder a las demandas y recuperar legitimidad.

La crisis de los comunismos

Ambos regímenes dejan en evidencia un postulado básico que no lograron resolver, y que es el principal punto a combatir para el comunismo: la desigualdad social. Las diferencias de clases persisten en China y en Cuba. En suma, las demandas sociales por mayores aperturas amenazan a los gobiernos, y éstos deciden recurrir a la represión como medida paliativa. El comunismo estricto no podrá mantenerse en una sociedad globalizada y, en ambos casos, serán necesarias mayores aperturas y concesiones.

Cultura

Julio López, desaparecido en democracia: 15 años sin respuestas

En un nuevo aniversario de su desaparición tras testificar contra Miguel Etchecolatz, la causa continúa sin culpables ni pistas firmes.

Publicado

el

El 18 de septiembre de 2006 , en el Salón Dorado Municipal de La Plata, debían leerse los alegatos del juicio por crímenes de lesa humanidad al ex policía Miguel Etchecolatz y estaba previsto que Jorge Julio López, el albañil sobreviviente de la dictadura que había testificado en su contra meses atrás, estuviera presente. Pero nunca llegó.

Pasaron 15 años de aquel fatídico día y, al día de hoy, la causa no cuenta con ninguna pista firme. Tras testificar contra Etchecolatz, Julio López desapareció y nunca más se supo de él.

El testimonio que brindó López en la audiencia del 28 de junio de 2006 fue clave para condenar al expolicía por genocidio: el albañil pudo identificar al acusado como partícipe del operativo en el que fue secuestrado a fines de octubre de 1976 y como uno de los torturadores del centro clandestino Arana.

Por testimonios de su familia, se sabe que la noche anterior a la lectura de alegatos, López había dejado lista la ropa que iba a ponerse, además de acordar quién lo pasaría a buscar. Pero cuando dicha persona llegó a la casa, el albañil ya no estaba: “Nunca supimos qué pasó», repiten incansablemente, con pesar.

Un testimonio de cinco personas, que dijeron haberlo visto caminando a dos cuadras de su casa, careció de fundamentos y fue rápidamente desechada. “Alguien engañó a mi viejo para que saliera de la casa. La ropa que se iba a poner para el juicio quedó en la casa, salió con un jogging de entrecasa, un pulovercito verde», recordó su hijo, Ruben, quien incluso reconocio que una de las hipótesis que analizaron con la familia fue que López hubiera sufrido algún colapso mental.

Hoy en día, el expediente sigue a cargo del juez federal número 3 de La Plata, Ernesto Kreplak, ya que el juez federal Alejo Ramos Padilla debió excusarse por haber sido parte de la querella en aquel juicio a Miguel Etchecolatz.

HOMENAJES

El viernes 17 se llevaron a cabo las actividades en el Centro Cultural Kirchner con la muestra ´Reliquias´ de Jorge Caterbetti, que dejará ver la ropa que había preparado López para llevar a la audiencia por los alegatos y una réplica de la silla en la que se sentó a declarar el 28 de junio de 2006.

El día del aniversario, sábado 18 de septiembre, en la Comisaría 5 de La Plata, uno de los centros clandestinos donde estuvo cautivo López durante la última dictadura militar, se colocará el retrato que hizo la fotógrafa Helen Zout en el espacio de memoria existente en esa dependencia.

Ese mismo día, además, se pondrá una placa sobre la imagen de López instalada en las calles 8 y 51, sede de los tribunales federales; y en una actividad convocada por Hijos de la ciudad de Berisso se inaugurará un mural de 18 metros de largo en la calle Montevideo y 8, donde estará la imagen del albañil junto a otros desaparecidos de la última dictadura.

Seguir leyendo

Cultura

Los lápices siguen escribiendo

Se cumplen 45 años de “La Noche de los Lápices”, uno de los atentados más sangrientos encabezados por la Dictadura Militar que incluyó una serie de asesinatos y secuestros de estudiantes que reclamaban por la implementación del boleto estudiantil.

Publicado

el

La noche del 16 de septiembre de 1976 quedó en la historia argentina como uno de los momentos en que los abusos policiales y el terrorismo de estado se sintieron omnipotentes. Con la violencia y el odio a flor de piel, las fuerzas armadas avanzaron contra distintas tomas encabezadas por estudiantes que reclamaban por la implementación del boleto estudiantil. De los 10 detenidos, 6 permanecen desaparecidos y 4 sobrevivieron a las torturas. 

Claudia Falcone, María Clara Ciocchini, Claudio de Acha, Francisco López Muntaner, Daniel Racero y Horacio Ungaro siguen desaparecidos, mientras que Gustavo Calotti, Pablo Díaz, Patricia Miranda y Emilce Moler son los cuatro sobrevivientes de ese horror. Años después pudieron darse su testimonio ante la justicia donde describieron pormenorizadamente que sucedió aquella fatídica noche de 1976.

A partir de ese día, cada 16 de septiembre se reivindica la lucha estudiantil por los derechos que persiguieron quienes comenzaron con las exigencias para respetar la universidad y los derechos de los estudiantes. Este año, la pandemia no permitirá movilizaciones multitudinarias y simplemente habrá actos virtuales para mantener vigente los reclamos universitarios.

Seguir leyendo

Cultura

Día de la Democracia: la protección del estado de derecho

Se celebra en todo el mundo el Día de la Democracia, una fecha que busca proteger la responsabilidad individual, la elección de los gobernantes y terminar con los Golpes de Estado. Argentina, uno de los países que más la defiende en el continente americano.

Publicado

el

Muchas veces nos hemos preguntado ¿qué es la democracia? De hecho, uno de los slogans de la oposición en campaña (en esta elección y en la anterior) era que “la democracia corría peligro” si ganaba tal o cual partido político…

Nada más alejado de la realidad. La democracia es la facultad de poder elegir mediante el voto a los gobernantes de turno sin tener que reducir dicha elección a hacerlo por la fuerza que puede incluir la opresión de un régimen. El derecho al voto, a la igualdad de oportunidades, a decidir sin presiones ni condicionamientos y la libertad de poder votar resumen un concepto ampliado para entender de qué hablamos cuando nos referimos a la democracia como estilo de vida de un país.

Desde el año 2007, cada 15 de septiembre se celebra en todo el mundo el Día Internacional de la Democracia, una fecha que busca proteger y reivindicar esta forma de gobierno como un pilar fundamental para la convivencia y el fortalecimiento de la sociedad a nivel internacional.

La fecha recuerda aquel 15 de septiembre de 1997 en que la Unión Interparlamentaria adoptó la Declaración Universal de Democracia después de las sucesivas conferencias internacionales que comenzaron en 1988 por iniciativa de la presidenta filipina Corazón Aquino.

Aquino, presidió la República de Filipinas desde 1986 hasta 1992. Fue elegida por los filipinos después de que en 1986 la llamada Revolución Pacífica del Poder del Pueblo pusiera fin a más de 20 años de dictadura de Ferdinand Marcos.

Democracia y pandemia

En su declaración anual, la ONU se refirió a los problemas que trajo la pandemia en torno a la democracia en el mundo entero y tuvo una particular visión de lo que sucede en todo el planeta: «A medida que los estados de todo el mundo adoptan medidas de emergencia para abordar la crisis, es fundamental que sigan defendiendo el estado de derecho, protegiendo y respetando las normas internacionales y los principios básicos de legalidad, así como el derecho a acceder a la justicia, los recursos y los procesos en curso».

El lema de este año 2021 es “Atender a la democracia durante el COVID-19” con el fin de instar a los gobiernos a ser más transparentes, receptivos y responsables en su respuesta a la pandemia de Coronavirus.

Argentina, un ejemplo en Latinoamérica

Latinoamérica a vivido dictaduras muy tenebrosas durante toda su historia, donde los militares hicieron estragos “en nombre de la patria”. Ya entrada la década del 80’ la mayoría de los países comenzaron a dejar atrás esas historias de muerte y represión para dirimir en las urnas el modelo de país a buscar.

Argentina fue uno de los ejemplos más radicalizados de que la democracia funciona a pesar de las diferencias y de lo que algunos políticos irresponsables nos quieran hacer creer. Desde la vuelta de la democracia, en 1983, cambiaron los gobiernos con suma facilidad y el país entero le dijo NO al levantamiento Carapintada de 1987.

La democracia es un bien común que hay que cuidar y respetar. El voto es un beneficio sagrado, con el que se pueden definir modelos políticos y que garantizan que sigamos viviendo en la mayor de las libertades con el único objetivo de no volver al pasado más aterrador y oscuro que vivió el país hace casi 5 décadas.  

Seguir leyendo

Tendencia