Actualidad

Fin del GACH: adiós a la herramienta fundamental para el control de la pandemia en Uruguay

El Grupo Asesor Científico Honorario fue la voz capacitada para recomendar al gobierno desde el inicio de la pandemia. Ofició como fuente de confianza para los uruguayos en medio de la incertidumbre que generó el Covid-19.

Publicado

el

Luego de un año y dos meses de labor, el pasado 16 de junio, luego de reunirse con el presidente Luis Lacalle Pou, el GACH acordó poner fin a su colaboración con el gobierno. Dicho grupo se reunía con los mandatarios nacionales los días miércoles para dar diagnóstico de la situación epidemiológica del país y recomendar medidas.

“Estamos cerrando la actividad en este momento” dijo Rafael Radi, coordinador del equipo integrado por especialistas de diversas áreas. El cansancio y el desgaste habrían sido las causales, según presidencia. Por su parte, Lacalle Pou expresó que se mantendrá como “teléfono rojo” con el que trabajarán en casos puntuales.

Cabe mencionar que el “fin” de este grupo se adelantó, ya que estaba planeado para cuando el proceso de vacunación culmine. Los profesionales habrían declarado días atrás que si bien la inmunización iba a “buen ritmo” faltaban “medidas restrictivas” para disminuir los contagios. Las disidencias con el oficialismo habrían sido un aliciente, si bien siempre se aclaró que él asesoraba y no era el que tomaba las decisiones.

A partir de este momento, las comunicaciones acerca del estado epidemiológico de Uruguay serían dadas el Director de la Secretaría de Presidencia, Aparicio Ponce de León. Se esperan también los anuncios acerca del homenaje que se les hará a los 55 integrantes del grupo.

El GACH fue una experiencia política inédita en el camino hacia “la nueva normalidad”, que aunó la política con la academia. Las recomendaciones científicas que emanaban del órgano en el área de la salud y ciencia de datos coordinadas por Radi se subdividían en Planificación de Salud, Asistencia y Prevención y Modelos y Ciencia de Datos, coordinados por Henry Cohen y Fernando Paganini, respectivamente.

Actuó con cohesión, se basó en el consenso y vino a recordarle a la sociedad que Uruguay tiene grandes científicos, y que están al servicio de la población. La gente se mostró agradecida en las redes sociales, aunque cuestionó que, con la nueva cepa india, no es el momento de poner fin a tal labor. Una “salida rara”, marcada por “acusaciones políticas”, y pedidos de “no politización” de las recomendaciones del grupo.

Por su parte el ex presidente José Mujica reflexionó: “Considero que el mejor homenaje que se le puede hacer es, ante la inminencia de la rendición de cuentas, dotar a la ciencia de recursos económicos importantes para que pueda seguir trabajando e investigando (…). Ese sería el mejor homenaje que Uruguay le puede hacer a los hombres científicos que han colaborado con la lucha de esta pandemia, y como tal dejo latente la iniciativa”.

Cabe destacar que los científicos uruguayos vienen reclamando, desde que asumió Luis Lacalle Pou, un presupuesto adecuado para la investigación y demás actividades educativas.

Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Actualidad

Efecto London: ¿puede haber un rebrote de Covid-19 en marzo?

Reino Unido vuelve a ser notica por un nuevo rebrote de Covid-19, con más de 40.000 casos diarios y una alta positividad de testeos. Hay preocupación por un posible escenario similar en Argentina a partir de la llegada del otoño.

Publicado

el

La nueva ola de Covid-10 que sacude al Reino Unido podría llegar en marzo a la República Argentina, de acuerdo a las estimaciones que realizó la médica Marta Cohen, patóloga y pediatra de La Plata que reside en aquel país. La situación se ha vuelto sumamente preocupante debido a que la ejemplar vacunación que se desarrolla en tierras inglesas no alcanza para evitar un nuevo salto en la curva de contagios.

Desde hace varias semanas los casos se han disparado y se mueven el rango de 35.000 a 45.000 contagios diarios en promedio. Los infectólogos que asesoran al premier Boris Johnson recomendaron un cierre de actividades que incluyen controlar el aforo de espacios cerrados, home office y hasta una cuarentena de unas dos semanas para que baje la curva de muertos e infectados.

“Se le está pidiendo al presidente Boris Johnson que restituya el uso del barbijo obligatorio y el distanciamiento social y que todo el mundo vuelva a trabajar desde sus casas, si pueden”, explicó Cohen, entrevistada por el canal de televisión C5N.

La explicación de la infectóloga en la suba de casos está centrada en el relajamiento general que tuvo el país y que se extendió por diferentes sectores de Europa, que ha podido completar una vacunación ejemplar en tiempo y forma. Pese a ello, la falta de cuidados sanitarios y la aparición de nuevas cepas hicieron que los casos se multipliquen con llamativa velocidad en los últimos días.

Otro de los puntos a tener en cuenta es el avance de la variante Delta Plus, que resulta más contagiosas que sus antecesoras. Al respecto, Cohen explicó: “Si bien la nueva variante es un 10% más contagiosa, hasta el momento solo se ha registrado un 6% circulante”. Asimismo, la médica destacó la campaña de vacunación en Reino Unido y la describió como “fantástica”. Y sobre ello precisó: “Acá tenemos un 79% de las personas mayores de 12 años con dos dosis, 4 millones que se han dado la tercera vacuna y un 86% con alguna dosis”.

Con este panorama, la alerta entre los sanitaristas argentinos se puso de manifiesto a tal punto que las proyecciones para marzo vuelven a ser complejos. Una nueva ola con la llegada del otoño podría darse, aunque el sistema de vacunación continúe adelante sin mayores fisuras.  

Seguir leyendo

Actualidad

Pobreza duplicada: la pandemia agudizó la desigualdad social en todo el mundo

La pandemia dejó pobres cada vez más pobres y ricos cada vez más ricos. La ONU anunció que la pobreza en el mundo prácticamente se duplicó y que los ricos ganaron más de 3,9 billones de dólares durante el 2020.

Publicado

el

La pandemia de Covid-19 agudizó las desigualdades sociales en todo el mundo y profundizó un poco más las diferencias entre los que más tienen y los que padecen por no cubrir sus necesidades básica en el planeta entero.

Las fortunas de los millonarios crecieron en el mundo más de 3,9 billones de dólares en 2020 y la población con pobreza extrema pasó de 119 millones a 224 millones de personas. De acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) es la primera vez en dos décadas que aumenta la pobreza extrema en el mundo, situación directamente relacionada a la crisis de la pandemia causada por la covid-19.

De acuerdo al informe, 100 millones de personas cayeron en la pobreza durante 2020, lo que establece un crecimiento exponencial vinculado directamente a la pandemia de Covid-19, que entró en su etapa final pero lejos está de terminarse.

Para el organismo, uno de los problemas principales fue la «falta de solidaridad entre naciones en momentos críticos» y el «endeudamiento excesivo». “Necesitamos escuchar mucho más a las personas que lo experimentan y desmantelar las barreras a la inclusión.”, de acuerdo a lo expresado por el secretario del organismo Antonio Guterres.

En este contexto, la ONU presentó un plan de recuperación global en tres vertientes para solucionar problemas globales después de la pandemia. Primero, la voluntad política para establecer una protección social universal que se extienda hasta 2030 e invertir paralelamente en la creación de puestos de trabajo de calidad. El segundo foco debe situarse en que la recuperación sea inclusiva, contemplando sobre todo a las mujeres en pobreza extrema. Sobre esto, Guterres advirtió: “No es recuperación si recuperamos sólo la mitad de nuestro potencial”. El tercer eje se centra en la construcción de un mundo descarbonizado y sin emisiones de gases de efecto invernadero.

Seguir leyendo

Actualidad

No hay fanatismo que justifique semejante atrocidad

Duarte la marcha por el Dia de la Lealtad, un grupo de manifestantes atacó el memorial que realizaron los familiares de las víctimas del Covid-19 realizado durante la pandemia. No hay política que respalde semejante atrocidad ni mente sana que entienda semejante acto.

Publicado

el

¿Qué tan fanático puede ser alguien como para denostar, agredir y faltarle el respeto a un memorial? ¿Qué tan mal debe estar alguien para herir e incrementar el dolor y la bronca de quienes perdieron a un familiar en plena pandemia? ¿Es la política tan movilizante como para agredir el costado más profundo de un ser humano?

El último domingo en Argentina, miles de personas salieron a la calle a conmemorar un nuevo aniversario del Día de la Lealtad Peronista, una marcha que recuerda una gran movilización obrera y sindical en la Plaza de Mayo realizada el 17 de octubre de 1945, que exigió y obtuvo la liberación del entonces coronel Juan Domingo Perón, detenido pocos días antes.

Lo curioso es que del acto no participó el presidente de la Nación y del PJ, Alberto Fernández; y la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, que es la principal referente política que tiene el movimiento en la actualidad.

Más allá de la mencionada curiosidad, existió un acto de vandalismo que empañó una multitudinaria movilización. Algunos manifestantes caminaron sobre las piedras que homenajeaban a las víctimas del COVID-19 y arrancaron las fotos que recordaban a los difuntos.

Tanto las piedras como las fotos habían sido colocadas sobre el Monumento al General Manuel Belgrano el pasado 4 de septiembre, durante la segunda “Marcha de las piedras”, impulsada por ciudadanos autoconvocados para recordar a amigos y familiares fallecidos durante la pandemia.

¿Por qué lo hicieron? La respuesta da vergüenza ajena. S bien no hubo una declaración formal de los vándalos que realizaron semejante acto despreciable, la explicación es política. La llamada “Marcha de la Piedras” fue un ícono del reclamo al Gobierno por el manejo de la pandemia impulsada por la oposición y un sector de las familias que perdieron a sus seres queridos durante la peor parte de la pandemia.

Lo curioso del caso, es que miles de personas que estaban en la zona no hicieron nada para impedirlo. Si bien no lo festejaron ni alentaron a destruir lo construido desde el dolor más profundo, tampoco tomaron cartas para que nada de ello sucediera.

Lo que pasó el domingo es una muestra más de lo enfermos que estamos como sociedad, donde la intolerancia, la falta de respeto y consideración y la grieta que divide al país está lejos de cerrarse y promete profundizarse cada vez más, dejando en claro que los problemas económicos que tiene el país son los menos graves que asoman a la vista.

Seguir leyendo

Tendencia