Actualidad

Pandemia y Fake News, un combo que atenta contra la armonía mental

Las noticias falsas sobre el Covid-19 están a la orden del día mientras el mundo entero mantiene una lucha (desigual) frente a la pandemia. Cómo darse cuenta de cuáles son y cómo hacer para que no influyan en nuestras actividades diarias.

Publicado

el

Las noticias falsas generan una enorme incertidumbre en medio de la pandemia de Covid-19 que golpea al mundo entero. El nacimiento del virus, curaciones mágicas y hasta una tercera guerra mundial por la distribución de vacunas fueron algunas de las más notorias, aunque la distribución (con o sin intención) de cualquier tipo de falacias hizo que resulte un poco más complicado controlar la pandemia con suma efectividad.

La llegada del covid-19 fue apenas un capitulo más en la historia de las Fake News. Se denomina de esa forma a la o las noticias que se dan a conocer consciente o inconscientemente para generar un daño y se basan en datos falsos que se reproducen con enorme velocidad y terminan por transformase en una verdad equivocada que la gente viraliza sin chequear.

“Las noticias falsas existen desde siempre, aunque en la actualidad cumplen un rol determinante dentro de la sociedad”.

Maximiliano Costantinis, consultor en Comunicación Política.

Desde hace varios años, cuando las redes sociales y la mensajería instantánea se masificó en todo el mundo, las noticias falsas crecieron sustancialmente. Originalmente eran de sencilla revisión y aclaración, aunque con el correr del tiempo, la tecnología jugó un rol determinante para su masificación.

Maximiliano Costantinis hace muchos años que traba como Consultor en Comunicación Política y sostiene que las noticias falsas lejos están de irse. El avance tecnológico y la voracidad de la gente por consumir información sin ser mínimamente chequeada hace que se magnifique el mundo de las Fake News.

Argentina es un fiel reflejo de un país donde las noticias falsas pueden alterar la paz social. Medios enfrentados al Gobierno Nacional describen un país que está a punto de estallar y los afines al Ejecutivo desmienten y parcializan las noticias con una mirada contraria.

Noticias falsas hubo a borbotones. Desde la no llegada de vacunas hasta que se iba a tener inoculada al 70% de la población en el mes de junio. En el medio, y detrás de las Fake News, se esconde una pelea política entre oficialismo y oposición que juegan sus cartas políticas con los medios de comunicación como alfiles rentados a cambio de publicidad oficial.

Lo más grave de las noticias falsas son la velocidad con la que se reproducen y lo difícil que resulta poder terminar o cortar con ellas. Cualquier persona que recibe una información en su teléfono móvil la reproduce sin antes chequear su procedencia y viraliza u contenido que muchas veces resulta inexacto. Una vez armada la bola de nieve, la aclaración de él, la o los protagonistas resulta insuficiente para terminar con la noticia. Miente, miente, que algo quedará…

La falta de rigidez del periodismo o la mercantilización de la profesión, hicieron que las noticias vendan por espectacularidad y no por verdad. Las muertes que no son, las situaciones alteradas y hasta la desinformación como bandera llevaron al mundo a vivir la pandemia entre el desconcierto y las mentiras, esas que en Argentina son moneda corriente y están un poco más lejos de irse que en otros lugares del planeta.  

Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Actualidad

Qué es “Our World in Data”, el almacenamiento de datos sobre la pandemia más grande del mundo

El sitio gratuito Our World in Data, desarrollado por la Universidad de Oxford, permite tener todas las cifras sobre Covid-19 en el mundo al instante mediante mapas y gráficos interactivos

Publicado

el

Durante las pandemias anteriores, tener información al instante parecía una utopía. La misma no solamente era sumamente difícil de rastrear, sino que debía agruparse para apenas hacer inferencias, que podían tardar meses.

Gracias al avance de la tecnología cualquier persona con acceso a internet puede ver, cuando quiera, las cifras de muertos, infectados y vacunados de cada país, tanto en cantidad como en porcentaje aforado a la cantidad de habitantes totales. 

Los gráficos son de fácil lectura, y permiten ver variaciones dentro del mismo Estado desde el inicio de la pandemia. Además, posibilitan comparaciones rápidas, ya que con sólo un click puede cambiarse el país.

Además de permitir a millones de internautas realizar análisis y extraer sus propias conclusiones, este tipo de páginas actúan como mecanismo de presión para los gobiernos, al permitir el control ciudadano.

El tema de las vacunas es un claro ejemplo de ello. El sitio muestra día a día, cuántos vacunados tiene cada país, el total de habitantes, y qué cantidad de primeras y segunda dosis fueron aplicadas hasta ese momento. Asimismo, los gráficos indican si el ritmo de inmunización aumentó, bajó o se mantuvo estable.

En notas anteriores, desde Beo, mostrábamos como, por ejemplo, Paraguay había quedado expuesto en ese sentido con un 4% de sus ciudadanos cubiertos, comparado con sus vecinos Brasil y Argentina que pronto llegarán a cubrir al 30% de la población, en tanto Uruguay ya supera el 60%.

Estos tipos de bienes públicos tienen un valor inestimable. Se sustentan, al igual que la célebre Wikipedia, a través de las donaciones de sus usuarios, y sus datos pueden ser descargados.

¿Qué esperás para hacer uso de esta herramienta?

Seguir leyendo

Actualidad

Paraguay: de cómo manejar la pandemia al desastre sanitario

El gobierno paraguayo fue ejemplo en Sudamérica por sus buenas decisiones en el inicio de la ola de Covid-19 que acecha al mundo. Un año después del reconocimiento, se convirtió en el país con mayor cantidad de muertos por habitantes en el mundo.

Publicado

el

Cifras tristes. Con 756 plazas de cuidados intensivos ocupadas –lo cual equivale al 100%-, y una lista de espera de 200 pacientes de suma gravedad que esperan en una sala común que se libere una cama, Paraguay sufre 17,9 muertes diarias causadas por Covid-19 por cada millón de habitantes.

El 61% de los infectados actuales es menor de 60 años, y la tasa de mortalidad es de 188,9% por cada 100 mil habitantes, en tanto la tasa de letalidad es del 2,48%.

El vecino del norte ya cuenta con alrededor de 10.700 decesos y más de 389.000 casos desde el inicio de la pandemia. Los departamentos más afectados son Asunción y Central, al suroeste del país, y entre las localidades críticas se hallan Luque, San Lorenzo, Capiatá, Fernando de la Mora y Lambaré.

La precariedad sanitaria obligó al país a solicitar a Brasil el envío de oxígeno. Sumado a ello Paraguay no logra un plan de vacunación eficiente, ya que solo el 4,5% de la población tiene al menos una dosis, porcentaje muy inferior al de los países que lo rodean.

Además de vacunas, escasean medicamentos e insumos sanitarios básicos, lo cual hace que los afectados se vean “abandonados” por lo público y deban responder con sus propios bienes a su tratamiento. Mientras tanto, el gobierno intenta acelerar el plan de vacunación para mayores de 55 años, y aplicar segundas dosis.

Dos puntos positivos son el hecho de que al ser pocos habitantes no debería ser dificultosa lograr acelerar la inmunización, al tiempo que los paraguayos demuestran su entusiasmo en aplicarse las dosis, ya que en general confían en dichos fármacos (uno de los más aplicados es AstraZeneca).

Cabe destacar que Paraguay había comenzado a vacunar en febrero del corriente año al personal sanitario y a adultos mayores. Al día de hoy sus vecinos cuentan con cifras más alentadoras: Argentina tiene al 29% de la población con al menos una dosis, Uruguay al 60,5% y Brasil al 26,2%, mientras que Paraguay, como ya se mencionó, sólo al 4,5%.

Seguir leyendo

Actualidad

Fujimori en Perú: 30 años, el mismo apellido y una contienda voto a voto

A 3 décadas de la histórica elección entre Alberto Fujimori y Mario Vargas Llosa, uno de los apellidos más polémicos de la historia de Perú vuelve a estar en el eje central de las discusiones. Su hija, Keiko, sueña con llegar a la presidencia y pelea voto a voto contra la Izquierda.

Publicado

el

La historia reserva capítulos para personas, apellidos y descendencias que parecen estar tocados para escribir miles de páginas en el destino de diferentes países. Ese parece ser el caso del apellido Fujimori en Perú, ya que con 30 años de diferencia la dinastía vuelve a estar en boca de todos en la carrera por la presidencia del país.

Contextualicemos. Hace 31 años, Alberto Fujimori le ganaba una elección histórica al escritor Mario Vargas Llosa y comenzaba a desandar un sinuoso camino que despertó amores y odios en el corazón del pueblo peruano. El “autogolpe” de Estado, su “Incapacidad moral” para estar en el cargo y hasta su lucha frente a la guerrilla de Sendero Luminoso fueron hechos que marcaron su presidencia.

Hoy la historia tiene una cita con su hija Keiko, que hace 30 años lo acompañó en aquella durísima elección frente a Vargas Llosa y le valió el ingreso al parlamento. Sucede que, tras semanas agitadas, Perú eligió su nuevo presidente. Como era de preverse y emulando aquella situación, las elecciones tampoco fueron tranquilas. De hecho, tras varios días, aún no hay resultados oficiales, aunque Pedro Castillo se haya declarado ganador.

El líder de izquierda anunció que se quedó con el balotaje presidencial que se llevó a cabo el pasado domingo 6 de junio. La contienda final fue sumamente reñida, pues en las últimas semanas, Keiko Fujimori (hija del dictador peruano), se fue acercando a Castillo, quien lideraba las encuestas.

Según Castillo, él habría obtenido el 50,2% de los votos, contra el 49,7% de Fujimori. Fue en la sede de su partido “Perú Libre”, en el centro de la capital, donde realizó los anuncios. Afirmó que sus observadores dan por contada la victoria presidencial en segunda vuelta e instó a sus seguidores en “no caer en provocaciones” de los fujimoristas.

Aprovechó la ocasión para agradecer los saludos de otros referentes, embajadas y gobiernos latinoamericanos y de otros países, y para llevar tranquilidad al pueblo, comprometiéndose a formar “un gobierno respetuoso de la democracia y de la Constitución vigente”. Respondiendo a quienes lo acusan diciendo que por ser de izquierda generará un descalabro macroeconómico, el candidato afirmó que su gobierno velará por la “estabilidad financiera y económica”.

Pese a que Castillo efectivamente tendría 72 mil votos sobre Fujimori, la elección no estaría aún cerrada y podría haber sorpresas, como las hubo en el vecino Ecuador. El conteo oficial estaría aguardando los votos de zonas rurales y selváticas, y del exterior, donde aparentemente Castillo habría vencido con un 66,48%.

Indignada, Keiko Fujimori, quien el domingo al cierre de los comicios lideraba los conteos hasta que Castillo la superó, denunció “indicios de fraude”. Ahora busca achicar diferencias con los votos y actas impugnados, lo cual puede demorar casi dos semanas más. Su vicepresidente, Luis Galarreta, fue más allá y acusó a los castillistas de “fraude en masa”.

Estas últimas inculpaciones fueron desmentidas por la Oficina Nacional de Procesos Electorales y por la Misión de Observación Electoral de la OEA que calificaron al proceso de “normal y transparente”.

¿Cuándo volverá la paz a Perú? Nadie lo sabe. Lo único certero es que 30 años después la historia tenía reservado un capítulo más para el apellido Fujimori, tan encarnado en la política como la falta de conducción que vivió el país en los últimos años.

Seguir leyendo

Tendencia