Deportes

Picar un penal: el recurso que no siempre termina bien

El penal que Cardona le picó a Leo Diaz generó polémica en el mundo del fútbol, entre quienes sostienen que se trata de una herramienta válida y los que advierten que es una provocación al arquero.

Publicado

el

En el fútbol mandan los resultados. Por ende, si Boca quedaba eliminado ante River le iban a llover las críticas al colombiano Edwin Cardona, quien desde la forma en la que pateó el penal que el joven Diaz le atajó, generó controversias entre los futboleros. Algunos remarcan que se trata de un recurso valedero, aunque otros refutan que es un acto irrespetuoso hacia el arquero. De cualquier modo, quien pica un penal no es ningún cobarde, ya que afronta las eventuales consecuencias que se pueden ocasionar en caso de que el mismo no termine en gol. En el primer grupo se ubica el mismísimo Riquelme, quien salió a bancar al cafetero: «Cardona es un genio del fútbol».

Si nos referimos al tema, no podemos ignorar a uno de sus más representativos exponentes: Sebastián «el loco» Abreu. El uruguayo picó penales en Uruguay, México, Brasil y la selección charrúa. Es más, llegó a hacerlo 2 veces en un mismo partido jugando para Botafogo, habiendo errado el primero y pateando el segundo 3 minutos después. Aunque el más popular es el que le convirtió a Ghana en los cuartos de final del Mundial de Sudáfrica 2010, que le permitió al seleccionado celeste avanzar a la semifinal que luego perdería ante Holanda.

En el fútbol argentino, Juan Román Riquelme se arriesgó en más de una oportunidad. Una de ellas se dio en el marco de la semifinal de la Copa Argentina 2012, ante Deportivo Merlo. El resultado fue óptimo ya que fue gol y su equipo terminó clasificando a la final. En esos casos se habla de «maestría», «clase» y «jerarquía». Sin embargo, cuando la ataja el arquero o se erra aparecen los reproches. Así ocurrió con Cardona, quien a pesar de que Boca pudo avanzar de ronda, sigue siendo blanco de críticas por la forma en la que pateó.

Otro futbolista argentino que solía patear de esa forma es Gastón la «gata» Fernández. Alguna vez le salió bien en San Lorenzo, pero la útlima ocasión en la que utilizó ese recurso se la atajó Unsaín, arquero de Defensa y Justicia. El encuentro culminó 0 a 0 y se responsabilizó al delantero por el empate. Si era gol, era el valiente que se animó a picarla cuando el partido estaba empatado. Como sucede en líneas generales, los juicios de valor penden del resultado final, y el sujeto en cuestión puede ser héroe o villano según si la pelota ingresa o no en la red.

Uno de los casos más recientes es el del Kun Agüero en el Manchester City. El encuentro estaba 1 a 0 a favor de su equipo frente al Chelsea, el arquero se lo atajó y el rival lo dio vuelta para ganarlo 2 a 1. «Sentí que había hecho una cagada», confesó el argentino tras la derrota. Y sostuvo: «No puedo menos que pedir disculpas a mis compañeros, al cuerpo técnico y a la afición por el penal de hoy. Fue una mala decisión y me hago responsable».

Picar un penal es un recurso. Ni mejor ni peor que los demás. Distinto. Puede provocar ira en el rival, quien se puede sentir burlado, sobre todo si el partido está definido. No obstante, no fue el caso de Cardona, quien se atinó a definir de ese modo en una definición, nada menos que en un superclásico de eliminación directa, con los antecedentes recientes ante River. Y como todo recurso, a veces sale bien y otras veces no. Son los futbolistas quienes cargan con la responsabilidad de afrontar las consecuencias.

Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deportes

Pase lo que pase, el error fue elegir a Scaloni

La Selección anda a los tumbos y todas las miradas recaen sobre el entrenador, su falta de experiencia y los motivos que llevaron a Tapia a elegirlo como técnico. Messi, en la etapa final de su carrera, merecía otra cosa…

Publicado

el

“Ahora me van a tener que explicar como van a hacer para poner la cancha en condiciones”. Hace un rato que la Selección empató ante Chile en el debut por la Copa América y la soberbia del entrenador argentino, Lionel Scaloni, brota por los micrófonos con una fluidez asombrosa. Enojado, caliente, casi desorbitado, analiza poco y nada del juego de su equipo, apunta contra el campo en el que jugó, y en el que deberá jugar…

Lionel Scaloni es el entrenador de una Selección que es top 5 a nivel mundial por sus pergaminos y por tener a Messi, pero lejos está de ser una potencia. Tiene jugadores jóvenes que son un supuesto recambio que no juegan en los principales equipos del mundo (como sí sucedió en etapas anteriores) y que ni por asomo tienen el recorrido o nivel que conocimos de otras figuras del seleccionado.

Acaso por esa descripción encontramos el por qué para explicar cómo es que Scaloni, segundo ayudante del ex DT Sampaoli y entrenador sin ningún recorrido ni experiencia, está en el lugar que supieron ocupar Bilardo, Menotti, Bielsa o Sabella.  

Claudio Tapia, el presidente de AFA, lo eligió por dos motivos. Uno fue el factor económico (Argentina estaba pagando el costo de echar entrenadores y pagar varios sueldos a la vez) y el otro, la depuración del plantel. Una jugada arriesgada sabiendo que por delante está en juego el (des)prestigio de la Selección y sus consecuentes auspiciantes, que se acercan pura y exclusivamente por la figura de Messi.

Y justamente Messi es el gran tema. Con 33 años, el delantero del Barca asume responsabilidades y se hace cargo de liderar dentro y fuera de la cancha a un grupo que no parece ilusionar demasiado. El equipo habitualmente es más que sus rivales, pero no puede ganar.  Y a Messi lo que lo moviliza es ganar.

“Seguiré buscando el título que me falta con la Selección”

Lionel Messi.

Por eso es difícil entender que una de las últimas oportunidades que tiene Messi de ganar algo con la Selección vaya de la mano con ponerle un entrenador sin experiencia, recorrido y capacidad. En todos los partidos sus cambios son extraños y casi nunca dan buenos resultados. La presencia de Scaloni, para el futbolero medio, resulta inentendible por donde se lo mire.

Tal vez Argentina haga una gran Copa y hasta en una de esas la gane, porque el peso de la camiseta aún se siente en Sudamérica. Pero pase lo que pase, o sea cual fuere el resultado, nadie podrá sacarse de la cabeza que designar a Scaloni como entrenador fue un error, un capricho o un desacierto, como quieran llamarle. Porque el prestigio de la Selección merecía otra cosa. Y el final de la carrera de Messi, también.  

Seguir leyendo

Deportes

La inigualable supremacía del Big 3

Roger Federer, Novak Djokovic y Rafael Nadal lideran el tenis mundial desde hace más de 1 década. Y las razones que sostienen su persistencia abundan.

Publicado

el

Una de las metas en el deporte es ganar títulos. Algunos lo logran en abundancia, otros de vez en cuando y muchos directamente no lo consiguen. Aunque lo más embrollado es sostenerse en el tiempo. Eso es lo que han logrado Federer, Djokovic y Nadal. Entre los 3 ostentan 58 títulos de Grand Slam, y a pesar de sus edades continúan protagonizando las competencias más trascendentes del circuito. La experiencia y la jerarquía resultan determinantes, aunque la clave radica en la mentalidad, lo que los diferencia de sus rivales y los ubica en un lugar de privilegio.

El ranking ATP marca que el número 1 sigue siendo Nole. El serbio acumula 324 semanas liderando en total, lo que implica haber superado al propio Federer (310). Nadal es el tercero y Roger se ubica octavo. Entremedio aparecen tenistas jóvenes como el griego Stéfanos Tsisipás (5), el alemán de ascendencia rusa Alexander Zverev (6), el ruso Daniil Medvedev (2) y el austríaco Dominic Thiem (4), el único de este grupo que obtuvo un Grand Slam (US Open 2020).

A modo de paralelismos, cuando Federer tenía la edad de Tsisipás ya era número 1 del mundo. Mantuvo el liderazgo desde el 2 de febrero de 2004 hasta el 17 de agosto de 2008, alcanzando el récord histórico de 237 semanas consecutivas. Lo asombroso es que desde que Roger se posicionó en el primer puesto, solo él, Djokovic y Nadal lo ocuparon, además del británico Andy Murray, quien lo alcanzó entre 2016 y 2017, siendo la única excepción.

Rafa llegó a la cima en 2008, cuando apenas tenía 22 años, la misma edad que tenía «Su Majestad» cuando logró lo mismo. En tanto, «Nole» hizo lo propio en 2011, con 24 años, la edad que hoy tiene Alexander Zverev. Desde 2004 a la actualidad, los 3 han liderado el tenis mundial, a través de talento, constancia, esfuerzo y mentalidad. Entre ellos han logrado superarse, a sabiendas de que necesitan mantener la intensidad por lo que significa la rivalidad.

El más longevo es el suizo, quien en agosto cumplirá 40. Desde su experiencia, determinó retirarse del Roland Garros antes de disputar los octavos de final. Acarrea lesiones y mantuvo, durante 2020, una extensa inactividad, de modo que su foco se establece en el próximo Wimbledon, el Grand Slam en el que más veces triunfó (8 títulos). Asimismo, se adjudicó en 6 ocasiones el Abierto de Australia, en 5 el US Open, y una vez el Roland Garros (20 GS en total).

La vitrina del español indica que es el rey del polvo de ladrillo. Fue campeón 13 veces del Roland Garros, al tanto que obtuvo en 4 oportunidades el US Open, en 2 Wimbledon y en 1 el Abierto de Australia (20 GS en total). El serbio gritó campeón 9 veces en Australia, 5 en Wimbledon, 3 en Estados Unidos y 1 en Francia. Acumula 18 Grand Slam y procura alcanzar la línea de sus históricos oponentes.

Talento, estado físico, dedicación, jerarquía, experiencia, inteligencia, mentalidad ganadora; diversas características propias de 3 tenistas que han logrado mantenerse en la cima durante más de 1 década (Federer acaricia las 2 décadas), superando adversidades, superándose a si mismos, perfeccionándose y buscando seguir triunfando en cada competencia. Con 39, 35 y 34 años, continúan poniendo de manifiesto que están más vigentes que nunca.

Seguir leyendo

Deportes

Machester City vs Chelsea: la final de los poderosos

Los equipos ingleses, que definirán este sábado el certamen más importante de Europa, son manejados por magnates involucrados en el petróleo y el gas.

Publicado

el

La UEFA Champions League tendrá, en su final, a 2 equipos ingleses como protagonistas. Manchester City y Chelsea se verán las caras para determinar quién es el mejor de Europa, y no solo tienen en común su origen inglés. Ambos clubes fueron adquiridos por magnates excéntricos. Román Abramóvich, oriundo de Rusia y ciudadano israelí, compró al Chelsea F.C. por 165 millones de euros en 2003, mientras que el jeque árabe Mansour bin Zayed bin Sultan Al Nahayan hizo lo propio en 2008, por una cifra cercana a los 250 millones de euros.

Los resultados están a la vista; desde que «los azules» son propiedad del ruso, obtuvieron 5 Premier Leagues, 5 FA Cups, 3 Copas de la Liga, 2 Community Shields, 1 Champions League y 2 Europa League. En tanto, «los ciudadanos» se adjudicaron 5 Premier Leagues, 2 FA Cups, 6 Copas de la Liga y 3 Community Shield. Son los últimos campeones de la liga local y afrontarán por primera ocasión el partido decisivo del torneo continental, a diferencia de los oriundos de Londres, que disputaron 2 (en 2008 con derrota ante Manchester United y en 2012 con victoria frente al Bayern Munich).

Ninguno de los 2 clubes ostentaba una amplia vitrina hasta la llegada de los magnates. El Chelsea apenas había logrado 1 Premier League, aunque sí había obtenido algunas copas nacionales, 1 Supercopa de Europa y 2 Recopas de Europa. Asimismo, los de Manchester acumulaban décadas sin triunfar en la Premier, y habían ganado algunas competencias nacionales, sin la misma suerte en el plano continental. Es más, su único título internacional fue la Recopa de la UEFA en 1970. En su haber, Chelsea tiene 31 trofeos y el City 28.

El porvenir de ambos se modificaría sustancialmente desde 2003/2008 a la actualidad. Jugadores emblemáticos, entrenadores de jerarquía y trayectoria, inversión en infraestructura y campeonatos. Entre ambos conquistaron 7 de las últimas 10 Premier League. En busca de ello, se estima que Abrámovic invirtió casi 2800 millones de euros en refuerzos desde que asumió hasta hoy. En tanto, comenzó a involucrarse al mundo del petróleo y el gas cuando ambos sectores se privatizaron ante la caída de la Unión Soviética. A inicios del siglo XXI ya era una de las 10 fortunas de Rusia, que hoy es de alrededor de 15 mil millones de dólares.

Por su parte, el jeque Mansour, miembro de la familia real de Abu Dhabi, es parte del Consejo Supremo del Petróleo e integra el consejo de numerosas sociedades de inversión, incluyendo la Sociedad de Inversión Internacional del Petróleo y la Abu Dhabi Investment Council. Sin ánimos de conformarse, en 2014 creó el City Football Group, una empresa que maneja los negocios de Melbourne City de la A-League australiana, de New York City de la Major League Soccer, de Yokohama Marinos de la J. League Division 1 y de Montevideo City Torque de la Primera División de Uruguay.

La actualidad de los equipos se argumenta desde el aspecto económico pero también del futbolístico. Guardiola y Tuchel han hecho méritos para alcanzar la tan deseada final, y aunque el City ostente un juego un tanto más vistoso, los azules cuentan con 2 finales jugadas y más títulos internacionales en sus vitrinas. Aunque indudablemente, será una final entre 2 entidades millonarias, cuyas posibilidades económicas posibilitaron conformar planteles que sostienen el presente que transitan.

Seguir leyendo

Tendencia