Cultura

A 7 años de la muerte de Páez Vilaró: un legado imborrable

Publicado

el

Carlos Páez Vilaró

Carlos Páez Vilaró marcó un antes y un después en la cultura uruguaya. Nació en 1923, y a los 18 años se mudó a Buenos Aires para comenzar su carrera artística. Luego, tras un viaje que inicialmente era “por unos días” volvió a instalarse en su país natal. Exploró la cultura africana, y plasmó en sus obras plásticas y literarias la conjunción cultural afrouruguaya.

En el verano solía instalarse en su casa de Punta Ballena, ubicada a 13 kilómetros de Punta del Este, donde emplazó su taller y decidió pasar sus últimos días. Un sueño cumplido “sin planos”, en el que debían predominar el color blanco y las líneas curvas, edificado por sus propias manos.


Creada alrededor 1960, y tras 36 años de construcción, hoy la “escultura viviente” Casapueblo es un ícono del turismo nacional. La obra de Vilaró se halla resumida en el complejo de estilo mediterráneo que consta de 13 plantas –cada una con terrazas para ver la puesta del sol en el Atlántico- compuestas por un museo, una galería de arte, una cafetería, un restaurant y un lujoso hotel.

Pero el talento de Páez Vilaró se extendió pronto a toda América, África y Oceanía. Incluso, creó la pintura subterránea más larga del mundo, denominada “Raíces de la Paz” emplazada en el túnel de 162 metros que une las dos sedes de la OEA en Washington. Llegó al Festival de Cannes en 1967 como coguionista de la película “Batouk” de Jean-Jaques Manigot.

Tuvo su propia casa taller en Argentina, llamada “Bengala” ubicada en Tigre, y solía afirmar, risueño que para los uruguayos cruzar el río es una tentación. Contaba también que no tuvo maestros, sino que era una “aspiradora” y aprendía viendo, viviendo y experimentando.

Si bien su origen fue aristocrático, su corazón estaba en el pueblo. Su inspiración fue la libertad, las raíces negras, el candombe y las comparsas: “Trataré de darme el gusto de retirarme dándome un baño de pueblo, recorrer entre humaredas de chorizos al pan las callecitas doradas del Barrio Sur, y abrazarme con su gente por última vez”, dijo acerca de cómo quería que fueran sus últimos días.

En 1972 le tocó vivir uno de los peores momentos de su vida. Su propio hijo fue pasajero del avión de la Fuerza Aérea Uruguaya que se estrelló en la Cordillera de los Andes con 45 personas a bordo. El artista plástico participó liderando la búsqueda de sobrevivientes en condiciones extremas, uno de los cuales fue Carlos Páez Rodríguez, de apenas 19 años.

Ese hecho marcó su vida, incluso en los días previos a su muerte participó de un desfile conmemorativo de las víctimas, en las afueras de Montevideo. Pareció saber que se acercaba el fin de sus días porque previo a su cumpleaños número 90, escribió: “Hoy a la noche, cumpliendo mis 90 años, cerraré mi aventura entre tambores. Un final que nunca quise, pero que la vida nos obliga a cumplir”. Su obra y su ímpetu, rompiendo todos los patrones, lo hacen inmortal.

Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cultura

La Torre Eiffel: el monumento que enamora en el corazón de París

Se cumplen 132 años de la inauguración de la Torre Eiffel, uno de los monumentos arquitectónicos más importantes del mundo. Sinónimo de perfección, embelesamiento y atracción, engalana un poco más a una de las ciudades más lindas del mundo.

Publicado

el

Ver la Torre Eiffel en películas, fotos o diapositivas es impactante. Su perfección, la magnitud de su creación, su imponente figura iluminada en la noche parisina… Todo hace que la creación del ingeniero francés Alexandre Eiffel sea grandilocuente. El impacto es aún mayor al verla en vivo y en directo.

Cientos de metros por sobre el nivel del piso hacen que resulte casi imposible observarla en toda su dimensión desde su base. Hay que dirigirse a la orilla del río Senna para apreciarla en toda su magnitud. Caminar por los jardines que la rodean permiten maravillarse de cómo una obra semejante pueda haber sido concebida hace ya 132 años.


La Torre Eiffel fue creada con motivo de la Exposición Mundial que se desarrolló en 1989 en París. Los gobernantes de turno querían recibir un beneplácito mundial y por eso buscaron una estructura grandilocuente que se destaque del resto de las obras en exposición.

Originalmente, la Torre sería solo edificada para la convención, aunque al ver el impacto que causó a nivel mundial, se le agregaron más estructuras y se tomó la determinación de dejarla permanente.  Claro que el trabajo no fue sencillo y se precisó de varias etapas para concluir en la joya arquitectónica en la que se transformó.

Tras su iluminación y con el avance del tiempo, la Torre se transformó en un atractivo turístico que, hasta la llegada de la pandemia, facturó millones de euros por día. Los restaurantes, las fotos, subir a los diferentes pisos para ver toda París desde el cielo… cualquier excusa es buena para facturar.

Generadora de inspiración constante para libros, pinturas o películas, la Torre soportó dos guerras, intentos de atentados terroristas, un zepelín que estuvo cerca de derrumbarla y hasta transformó en una pista de hielo uno de sus descansos.

Quien visite París no puede dejar de apreciar una de las bellezas más grandes de la historia. La Torre Eiffel es sinónimo de majestuosidad y perfección, de enamoramiento y admiración. Es, en definitiva, el mejo exponente de una ciudad destacada por su belleza y arquitectura.

Seguir leyendo

Actualidad

Memoria, Verdad y Justicia, las bases del #NuncaMás

Se cumplen 45 años del último Golpe Militar en Argentina. El paso del tiempo hizo que la concientización social ponga en escena un día de reflexión para los argentinos que, con defectos y errores, defienden la democracia bajo cualquier circunstancia

Publicado

el

El 24 de marzo de 1976 quedó grabado en la memoria de los argentinos como uno de los días más tristes de la historia del país. La caída del gobierno de Isabel Martínez de Perón marcaba una nueva era, con los militares en el poder y 30.000 desaparecidos.

Con la excusa de “reordenar el país”, la Junta Militar encabezada por el genocida Jorge Rafael Videla comenzó con uno de los procesos más oscuros del país, donde el terrorismo de estado, el crecimiento de la deuda externa, la violencia, los desaparecidos y la Guerra de Malvinas fueron los sellos de una gestión nefasta.


Durante los 6 años que duró la dictadura en Argentina, miles de familias se desarmaron por la pérdida de seres queridos. Quienes no se alineaban al proceso de la Junta, eran encarcelados, torturados, violados y en muchos casos asesinados. Era habitual ver como aviones sobrevolaban el Río de la Plata para deshacerse de cuerpos ultrajados en diferentes centros clandestinos de detención, por los que pasaron miles de personas y donde madres y padres perdieron a sus hijos y nietos.

Dichos aberrantes actos dieron inicio a la Abuelas de Plaza de Mayo, un ícono de la lucha contra los militares. Se trata de un grupo de señoras que comenzaron a caminar en rededor de la Pirámide de Mayo, en plena Plaza, reclamando saber donde estaban sus hijos y nietos.

Con el correr del tiempo, ese grupo de mujeres fue creciendo y también su organización, que es una referencia mundial y que logró recuperar a más de 130 nietos apropiados durante la dictadura.

Los días más tristes del país sembraron en el pueblo argentino una enorme conciencia social. La llegada de Alfonsín y el Juicio a las Juntas fue el primer paso. La transformación de ESMA (Escuela de Mecánica de la Armada, un centro clandestino de detención) por parte de Néstor Kirchner fue otro. El resto lo hizo un país con enormes problemas para buscar un proyecto común, pero que cada 24 de marzo se une con un mensaje bien claro: Militares, Nunca Más!!!

Seguir leyendo

Cultura

Sky Rojo: la serie que analiza la trata con enseñanzas y sarcasmo

Con una destacada actuación de Lali Espósito, Netflix aborda la trata de personas con una historia atrapante que es número uno en Argentina. La combinación de emociones resulta la gran clave del éxito.

Publicado

el

¿Se puede abordar un tema tan complejo y delicado como la trata de personas en una serie que combina emociones violentas, humor y sarcasmo? Netflix lo logró a través de Sky Rojo, la serie que tiene a Lali Espósito como figura y le abrió definitivamente las puertas de la fama en el Viejo Continente.

La serie, número uno en búsquedas en Argentina, aborda la trata de persona desde una perspectiva distinta. Deja un mensaje claro acerca de los problemas que tienen las mujeres cuando son secuestradas para ejercer obligatoriamente la prostitución, engañadas con la promesa de una vida mejor y los padecimientos que pasan por la ambición de sus proxenetas.


la historia cuenta lo que sucede cuando tres compañeras de prostíbulo se ven dentro de una serie de complicaciones que nacen cuando una de ellas quiere dejar de ejercer la prostitución y busca recuperar su pasaporte para regresar a su país. A partir de allí, una cantidad de problemas se suceden y dejan abierta la historia a una segunda temporada.

La gran virtud que tuvieron sus creadores es hacer una historia llevadera y divertida con un tema tan complicado. Al ser una serie, los creadores se permitieron algunas licencias para robar algunas sonrisas. Los capítulos duran en promedio unos 25 minutos y se hacen sumamente llevaderos debido a la mezcla de emoción, risas y concientización.

Seguir leyendo

Tendencia