Actualidad

Canal de Panamá: entre su utilidad y las leyendas de contrabando

El Canal de Panamá es clave para el comercio mundial. Durante 2019, circularon por el mismo 450 millones de toneladas de carga, una cifra récord que representó US$3.365 millones en ingresos. Desde Beo hacemos un recorrido por la historia del Canal, que por estos días cumplió 106 años operando, y cuya construcción involucró los intereses de las potencias mundiales de la época.

Publicado

el

El canal interoceánico de Panamá es utilizado por las grandes empresas navieras para transportar sus cargas más rápidamente, al recortar, atravesándolo, la distancia entre el Océano Atlántico y el Pacífico. Constituye una de las grandes obras de ingeniería del Siglo XX y permite un enorme ahorro de recursos y distancias en el comercio internacional, pues previo a éste se utilizaban los pasos naturales del estrecho de Magallanes y el cabo de Hornos (al sur de Chile y Argentina).

Las potencias mundiales se disputan el canal


Antes de la llegada de los europeos en el Siglo XV, los pueblos nativos americanos ya utilizaban el istmo de Panamá, y por ellos los colonizadores conocieron las ventajas de dicho paso.

En 1826 el Congreso Panamericano trató acerca de la posibilidad y los beneficios que tendría la construcción de un paso interoceánico para el comercio mundial. Pero el proyecto recién pasó a un primer plano tras la expansión que Estados Unidos corona en 1848, cuando arrebata Texas a México. El interés residía en que el canal le permitiría a Washington comunicar el este de su territorio con el oeste.

El Canal de Panamá es una de las mayores obras de ingeniería del mundo.

Por su parte, Gran Bretaña, reina de los mares de la época, miraba hacia Panamá con atención: no quería que el futuro canal quedara bajo dominio unilateral de Estados Unidos, que venía quitándole terreno desde su independencia, y haría peligrar sus posiciones antillanas, por lo que decide establecerse en los extremos del futuro canal. Ese mismo año, los norteamericanos obtuvieron de Nueva Granada (actual Colombia) el derecho exclusivo de construir un ferrocarril o un canal a través del istmo de Panamá, a cambio de garantizar a Colombia su posesión en caso de ataque de una tercera potencia. Un año después, Nicaragua le otorgó el derecho a establecer una vía de tránsito por su territorio.

En 1850, para no llegar a un conflicto armado, los norteamericanos le ofrecieron a Gran Bretaña firmar el Tratado Clayton-Bulwer mediante el cual una empresa, conformada por ambos, construiría en Canal, que sería neutral, por lo que además ninguno de los dos podría ocupar Nicaragua o Costa Rica. Pero el Congreso de Estados Unidos, al amparo de la Doctrina Monroe de 1823 -cuyo lema es “América para los americanos”-se oponía a la intromisión inglesa en el canal.

Cabe destacar que a pesar de la pugna entre británicos y estadounidenses, el primer proyecto concreto para la construcción fue presentado por el francés Ferdinand de Lesseps en 1879. Lesseps, que había finalizado recientemente la excavación del canal de Suez, presentó un proyecto de canal interoceánico sin esclusas, y se formó una empresa para su construcción, que contó, desde un primer momento con férrea negativa estadounidense. Habiendo comenzado la construcción, la compañía francesa decidió cambiar los planes de construcción a un canal con esclusas, como existe hoy en día. Sin embargo, en Paris, varios grupos importantes se oponían a la empresa, que cayó en quiebra en 1889, y fue vendida por su propio ingeniero jefe Philippe-Jean Bunau-Varilla al gobierno de Estados Unidos.

Dominio exclusivo de Estados Unidos

En 1901 Estados Unidos logró su cometido: con una Gran Bretaña muy comprometida en la segunda Guerra bóer (Sudáfrica, por entonces una de sus colonias más importantes), Washington consiguió la firma del 2° Tratado Hay-Pauncefote, el cual sustituía completamente el Tratado Clayton-Bulwer. En dicho acuerdo la neutralización del canal pasó a ser su decisión, no se prohibía la fortificación de las costas, y se omitía hablar de su la apertura para todas las naciones.

Debido a que el congreso de la Gran Colombia se oponía a un control de tal magnitud de la potencia norteamericana, esta última fomentó un movimiento revolucionario en Panamá, logrando su constitución como una República independiente. Con este suceso se agregó otro corolario a la doctrina Monroe: el “derecho” a intervenir en los asuntos internos de América Latina.

Cabe destacar que cuando Europa se encontraba inmersa en la Primera Guerra Mundial, Estados Unidos aprovechó para aumentar su influencia en el mundo. En esa línea, en el momento en que estallaron las hostilidades, inauguró el Canal de Panamá –que le costó cerca de 375 millones de dólares- al tiempo que buscó beneficiarse comerciando con ambos bandos.

Los panameños, mediante la firma del Tratado Buneau-Varilla, concedieron a su mentor los derechos a perpetuidad del canal, más 8 kilómetros en cada orilla del mismo, por sólo 10 millones de dólares y una renta anual de 250.000 dólares. Con el correr de los años Panamá comenzó a expresar crecientemente su deseo de recuperar el Canal, cuyo punto fue inflexión es el Día de los Mártires, acontecido en 1964, en el cual manifestantes que exigían que se izara la bandera panameña en la zona del canal fueron reprimidos por fuerzas estadounidenses, y hubo varios muertos y heridos. Tras años de tensiones en 1970 se iniciaron negociaciones, y, en 1977, Jimmy Carter cedió y firmó con el Jefe de Gobierno de Panamá el Tratado Torrijos-Carter, comprometiéndose a devolver a Panamá el control completo del canal el 31 de diciembre de 1999.

Pero la tutela de Washington aún no acaba, ya que el Tratado agrega que luego de esa fecha Estados Unidos puede volver a hacerse con el control del canal, en caso de “estado de emergencia o guerra mundial”.

Un paso fundamental para el comercio global

Según la Autoridad del Canal de Panamá, entre 13 mil y 14 mil barcos utilizan cada año el Canal. Además, conecta 160 países y alrededor de 1,700 puertos. Emplea 9 mil personas y funciona 24 horas al día, los 365 días del año. Está ubicado entre el mar Caribe y el océano Pacífico, atravesando el punto más estrecho del istmo de Panamá, que consta de aproximadamente 82 kilómetros de largo, una profundidad de 12,8 metros en el Atlántico y de 13,7 metros en el Pacífico y un ancho de 91 a 300 metros.

Como se mencionó antes, fue construido por Estados Unidos, quien lo administró hasta 1999, cuando pasó a Panamá. Ante la demanda de los usuarios, y la necesitad del cruce de barcos de mayor calado, en 2006 se anunció su ampliación, por medio de la cual se lo dotó de un tercer juego de esclusas y se amplió su cauce de navegación.

Fue la propia población la que dio el visto bueno para el comienzo de los trabajos, tras un referéndum nacional en el que un 76,83% apoyó la ampliación, iniciada en 2007 y finalizada en 2016. Actualmente, la mayoría de los buques que atraviesan el canal se desplazan entre la costa atlántica de los Estados Unidos y el Extremo Oriente, y entre Europa y la costa oeste de los Estados Unidos y Canadá.

El actor clave de la economía panameña

El Canal es uno de los grandes motores de la economía panameña: además de invertir cerca de diez millones de dólares por año en adiestramiento del personal y mantenimiento del canal, aporta un promedio anual de 6% del Producto Interno Bruto nacional y al menos el 20% de los ingresos del gobierno.

Pero hay quienes afirman que si se suman las actividades conexas comerciales y logísticas el aporte del canal al PIB asciende a un 30% y si se agrega la actividad bancaria y aeroportuaria vinculada a un 45%. Todo ello sin contar que año a año millones de turistas visitan el canal, que brinda un espectáculo alucinante.

Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Actualidad

Uruguay se aseguró casi 4 millones de vacunas contra el Covid-19

Tras semanas de especulaciones, Luis Lacalle Pou anunció la inminente llegada de 2 millones de dosis de Pfizer/BioNTech y 1,7 millones de Sinovac. Los sectores prioritarios serán el personal de salud, los adultos mayores y los docentes, a fin de “garantizar la presencialidad en las escuelas”.

Publicado

el

El presidente uruguayo declaró públicamente que se realizó una inversión de USD 120 millones para obtener las dosis. Sumado a ello, se estaría negociando con la multinacional Johnson & Johnson, que promete sacar una vacuna de una sola dosis, empleando la tecnología de “vector viral”, que consiste en inyectar un virus menos nocivo que el del Coronavirus para desatar la respuesta inmune, al contener los genes de la proteína espiga del Covid19.

Las 3,7 millones de vacunas llegarían progresivamente desde marzo. “Deberíamos estar recibiendo en el mes de marzo una suma de vacunas hasta del 3% de la población”, aclaró, al tiempo que dejó en claro que las negociaciones para la obtención de Sputnik V, AstraZeneca y la vacuna de la Universidad de Oxford, que producirían en conjunto Argentina y México.


El anuncio ocurre en medio de una situación complicada: el Sistema Nacional de Emergencias anunció la detección de 1.186 nuevos casos y 17 fallecidos, las cuales constituyen las cifras más altas desde que comenzó la pandemia. En total, la cifra de contagiados asciende a un total de 36.170 y la de muertos a 364 sobre los 3,5 millones de habitantes.

En el ámbito multilateral, Uruguay participa del Fondo de Acceso Global para Vacunas Covid19, lo cual le garantizaría otras 1,5 millones de dosis, tras realizar una inversión de USD 2,5 millones. Sumado a lo anterior, el primer mandatario confesó que la aspiración del gobierno es tener vacunas para 2,8 millones de personas. Después de vacunar al personal sanitario, a adultos mayores y al sistema educativo se pasaría a los mayores de 75 años, como así también a las personas del sistema penitenciario y a los científicos.

Luego de ser consultado por las cláusulas acerca de los efectos secundarios afirmó: “asumimos algunas responsabilidades” debido a la “velocidad con la que se produjeron estas vacunas que normalmente llevan 5 años (…) Uruguay tenía la opción de tomar las vacunas o no”.

Si bien el Frente Amplio en un inicio se mostró comprensivo dada la dificultad de las negociaciones con las firmas internacionales, en las últimas semanas y dados los avances del resto de los países del Cono Sur, comenzó a presionar al oficialismo para llevar a cabo un plan de vacunación lo antes posible a fin de evitar más decesos.

Incluso José Mujica, que venía apoyando al presidente en sus negociaciones “en medio de laboratorios que buscan sacar provecho de la situación y no responsabilizarse por efectos secundarios”, cuestionó que se haya perdido tanto tiempo: “nos quedamos demasiado confiados, demasiado quietos”. “Cuanto más tiempo demoremos en empezar a aplicarla mayor costo social y en vidas tendremos”, expresó alarmado al ver el aumento de las cifras negativas.

Sin embargo, una vez más, llamó a pensar a la lucha por la pandemia como una lucha de todos, y apeló a la responsabilidad social: “El uso del barbijo y el distanciamiento social debiera ser algo incrustado en nuestra conducta cotidiana (…). No se trata de estar a favor o en contra del gobierno. Hay que estar a favor de defender la vida y esto debe ser causa nacional, y actitud nacional”. “No hay otro camino que acatar de buena fe y a muerte las orientaciones que está trazando la autoridad sanitaria, pero incorporarlo en nuestra forma diaria y permanente y luchar”, cerró el ex presidente

Seguir leyendo

Actualidad

Maduro: del “pajarito” a las “goticas mágicas”

Nicolas Maduro volvió a captar la atención mundial luego de comunicar que su país cuenta con “goticas mágicas” para vencer el Covid-19. Es la última de una serie de discursos de los más disparatados que no hacen más que poner en duda su capacidad mental para gobernar a un país.

Publicado

el

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, aseguró tener una “goticas mágicas” que curan el Covid-19, lo que generó un enorme rechazo a nivel mundial por la irresponsabilidad de sus declaraciones. Claro que no es la primera vez que tiene esta clase de arranques, sino veamos otros momentos que quedaron grabados a lo largo de su presidencia

El pajarito Chávez


A los pocos meses de la muerte del Comandante, maduro sostuvo que lo sitió en un pájaro que se posó sobre su hombro mientras visitaba una iglesia en la que rezaba habitualmente. “De repente entró un pajarito, chiquitico, y me dio tres vueltas acá arriba. Se paró en una viga de madera y empezó a silbar, un silbido bonito. Me lo quedé viendo y también le silbé. El pajarito me vio raro. Silbó un ratico, me dio una vuelta y se fue y yo sentí el espíritu de él”, explicó.

La mano de Chávez en la elección del Papa

Para maduro, el nombramiento de Jorge Bergoglio como Papa fue, en gran parte, gracias a la incidencia de Hugo Chávez. «Nosotros sabemos que nuestro comandante ascendió hasta esas alturas, está frente a frente a Cristo. Alguna cosa influyó para que se convoque a un Papa sudamericano, alguna mano nueva llegó y Cristo le dijo: llegó la hora de América del Sur. Así nos parece», dijo, tras la histórica elección.

El ministerio de la felicidad

Los políticos se animan a cosas impensadas. Y lo peor es que no les da vergüenza. ¿Sino cómo podría entenderse que Maduro cree el viceministerio de la Felicidad? ¿Para qué sirve? El propio Maduro intentó explicarlo….

Problemas de lenguaje inclusivo

Maduro intento expresarse para hombres y mujeres, aunque lo inclusivo no es lo suyo. Acostumbrado a hablarles «a todos y a todas» y a sus «compañeros y compañeras», Maduro expresó: «Tenemos una generación de oro brillando por el mundo. Hoy nuestro pueblo brilla en la política, en la cultura, en el deporte… Hoy tenemos millones y millonas de Bolívar».

Las “goticas mágicas”

Mientras el mundo se desvive por las vacunas contra el Covid-19, el presidente venezolano minimizó cualquier búsqueda científica y dijo tener unas gotas que curan y controlan la enfermedad. «Son las goticas milagrosas de José Gregorio Hernández. El Carvativir, 10 gotas debajo de la lengua cada 4 horas y el milagro se hace, es un poderoso antiviral que neutraliza el covid-19. Made in Venezuela, de Venezuela para el alma, de Venezuela para el mundo», explicó Maduro.

Seguir leyendo

Actualidad

Caso Cabezas: el poder contra la libertad de prensa

Se cumplen 24 años del asesinato de José Luis Cabezas, el fotógrafo que cambió para siempre la historia de las coberturas veraniegas. Meses antes de su asesinato había fotografiado al empresario Alfredo Yabrán. Policías, poder y política.

Publicado

el

José Luis Cabezas no fue un fotógrafo más. Fue comprometido, rebelde, independiente, osado y decidido. Por eso su trabajo fue tan destacado. Por eso, también, terminó asesinado. Su muerte marcó para siempre a los trabajadores de prensa y a una generación que decidió luchar por ponerle un freno a las opresiones del poder económico y político contra la libertad de prensa.  

Cabezas cubrió durante muchos años las temporadas de verano. Fotografiaba actores, políticos, empresarios y personalidades del deporte. Pero a su extenso itinerario le faltaba una figurita. Una verdaderamente difícil que se rehusaba a que le tomen fotos y se movía con un fuerte círculo de seguridad para impedirlo.


Ese hombre era Alfredo Yabrán, un empresario de fuertes vínculos con los ex presidentes Carlos Menem y Mauricio Macri, y dueño de la empresa OCA, entre otras. Su privacidad era su tesoro más preciado y hasta que cabezas lo fotografió caminando por una playa de Pinamar junto a su esposa y la escena fue a la tapa de la revista Noticias, era un perfecto desconocido para la gente.  

Cabezas fue asesinado de dos disparos en la cabeza y el auto que usaba para moverse en temporada fue incendiado en una cava con su cuerpo adentro. Por el hecho fueron detenidos y condenados 9 personas, varios de ellos policías, ex policías y personas de un fuerte prontuario.

Entre ellos estaba Gregorio Ríos, jefe del cuerpo de seguridad de Yabrán, quien resultó el instigador de l asesinato. La situación derivó en que lo ojos de la sociedad se posaran en el empresario, mucho más tras una declaración del entonces ministro de Economía, Domingo Cavallo, que lo había mencionado como “el líder mafioso de una asociación ilícita”.

La historia posterior terminó con Yabrán suicidándose en 1998 y el paradigmático cambio que hubo en el país a partir del Caso Cabezas. Los reporteros gráficos se unieron en un reclamo que al día de hoy retumba cada 25 de enero cuando se recuerda la muerte de quien se convirtió en una especie de mártir de la fotografía argentina.  

Seguir leyendo

Tendencia