Cultura

Cuánto cuesta una oficina en el parque de casa

La modalidad de Home Office hizo que algunas empresas trabajen en la instalación de oficinas móviles en los parques de las casas. ¿Cómo son? ¿Cuánto cuestan? ¿Cuánto tardan en armarse? Comodidad, confort y seguridad sanitaria

Publicado

el

La pandemia de Covid19 hizo que varias costumbres se alteren, entre ellas el trabajo. Ir a la oficina es una práctica que lentamente va quedando en desuso, pero el ambiente de oficina resulta vital para no perder la tranquilidad y la productividad.

Es por eso que distintas empresas salieron al mercado a ofrecer oficinas móviles, que pueden instalarse en el fondo de casa. Son espacios de pocos metros cuadrados que ofrecen lo necesario para estar aislados del bullicio hogareño y permite que la concentración no se disperse con las tareas caseras.

En promedio, cada oficina tiene unos 10 metros cuadrados y cuesta unos 300 dólares por metro construido. Los módulos están equipados con instalación eléctrica, piso de alto tránsito, doble vidrios herméticos (DVH) y aberturas premium. Hay empresas que ofrecen más y mejores alternativas que encarecen la construcción, que tarda pocos días en llevarse a cabo.

Si bien la operación no es barata, muchos empresarios han mutado sus costumbres e ir a la oficina ya no forma parte de su cotidianeidad. El montaje de estructuras que permitan privacidad y trabajo a distancia pasó a ser una habitualidad por la pandemia y la moda de las oficinas en el parque, también.

Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cultura

Los Stones tuvieron su 17 de octubre

Aun con el dolor de haber perdido a Charlie Watts, Los Rolling Stones se presentaron en Los Ángeles ante una multitud que disfrutó de una fecha con un enorme significado sentimental para la banda.

Publicado

el

Los Roling Stones vivieron este fin de semana un par de presentaciones que revivió momentos determinantes de la banda, que se encargo de recordar a Charlie Watts como sucede en cada presentación tras la muerte del batero, en agosto de este año.

Esta vez, la presentación fue en Los Ángeles, en una fecha muy significativa en la historia de la banda.  El 17 de octubre de 1961, Mick Jagger y Keith Richards se reencontraron en la estación de trenes de Dartford, con 18 y 17 años respectivamente. Habían compartido la primaria de los 7 a los 11, hasta la mudanza de los Richards a otro barrio. Mick estudiaba en la London School Of Economics y Keith en la Sidcup Art School. Pero ambos amaban el Rhythm & Blues. Química espontánea. En una carta de la época, incluida en su autobiografía, Keith le contó de ese encuentro a su tía Patty.

Keith Richards and Mick Jagger exclusive image from 1967 by David Cole in the gardens at Redlands

“Tiene todos los discos de Chuck Berry, él y sus amigos son fans del verdadero Rhythm & Blues: Jimmy Reed, Muddy Waters, Chuck, Howlin’ Wolf, John Lee Hooker” escribió Richards, quien además dejó escrito que su nuevo-viejo amigo “es el mejor cantante de R&B de este lado del Atlántico”.

 De allí en más, se volvieron inseparables. A los pocos meses se sumo Charlie Watts para terminar de conformar la base del histórico grupo. Acaso por eso el recital que dieron debió tener un retoque en cuanto a fechas.

El impacto que generan Los Stones en todo el mundo se potenció un poco más tras la muerte de Watts y el costado humano de la banda hizo que millones de fanáticos quieran estar cerca para dar su apoyo, brindar un tributo o simplemente acompañar el proceso con la mayor naturalidad posible.

Acaso pro eso, lo que sería un show originalmente se multiplicó y Los Ángeles vibró con una banda que podría poner punto final a su carrera durante el año próximo tras 60 años en los escenarios.

Seguir leyendo

Cultura

Julio López, desaparecido en democracia: 15 años sin respuestas

En un nuevo aniversario de su desaparición tras testificar contra Miguel Etchecolatz, la causa continúa sin culpables ni pistas firmes.

Publicado

el

El 18 de septiembre de 2006 , en el Salón Dorado Municipal de La Plata, debían leerse los alegatos del juicio por crímenes de lesa humanidad al ex policía Miguel Etchecolatz y estaba previsto que Jorge Julio López, el albañil sobreviviente de la dictadura que había testificado en su contra meses atrás, estuviera presente. Pero nunca llegó.

Pasaron 15 años de aquel fatídico día y, al día de hoy, la causa no cuenta con ninguna pista firme. Tras testificar contra Etchecolatz, Julio López desapareció y nunca más se supo de él.

El testimonio que brindó López en la audiencia del 28 de junio de 2006 fue clave para condenar al expolicía por genocidio: el albañil pudo identificar al acusado como partícipe del operativo en el que fue secuestrado a fines de octubre de 1976 y como uno de los torturadores del centro clandestino Arana.

Por testimonios de su familia, se sabe que la noche anterior a la lectura de alegatos, López había dejado lista la ropa que iba a ponerse, además de acordar quién lo pasaría a buscar. Pero cuando dicha persona llegó a la casa, el albañil ya no estaba: “Nunca supimos qué pasó», repiten incansablemente, con pesar.

Un testimonio de cinco personas, que dijeron haberlo visto caminando a dos cuadras de su casa, careció de fundamentos y fue rápidamente desechada. “Alguien engañó a mi viejo para que saliera de la casa. La ropa que se iba a poner para el juicio quedó en la casa, salió con un jogging de entrecasa, un pulovercito verde», recordó su hijo, Ruben, quien incluso reconocio que una de las hipótesis que analizaron con la familia fue que López hubiera sufrido algún colapso mental.

Hoy en día, el expediente sigue a cargo del juez federal número 3 de La Plata, Ernesto Kreplak, ya que el juez federal Alejo Ramos Padilla debió excusarse por haber sido parte de la querella en aquel juicio a Miguel Etchecolatz.

HOMENAJES

El viernes 17 se llevaron a cabo las actividades en el Centro Cultural Kirchner con la muestra ´Reliquias´ de Jorge Caterbetti, que dejará ver la ropa que había preparado López para llevar a la audiencia por los alegatos y una réplica de la silla en la que se sentó a declarar el 28 de junio de 2006.

El día del aniversario, sábado 18 de septiembre, en la Comisaría 5 de La Plata, uno de los centros clandestinos donde estuvo cautivo López durante la última dictadura militar, se colocará el retrato que hizo la fotógrafa Helen Zout en el espacio de memoria existente en esa dependencia.

Ese mismo día, además, se pondrá una placa sobre la imagen de López instalada en las calles 8 y 51, sede de los tribunales federales; y en una actividad convocada por Hijos de la ciudad de Berisso se inaugurará un mural de 18 metros de largo en la calle Montevideo y 8, donde estará la imagen del albañil junto a otros desaparecidos de la última dictadura.

Seguir leyendo

Cultura

Los lápices siguen escribiendo

Se cumplen 45 años de “La Noche de los Lápices”, uno de los atentados más sangrientos encabezados por la Dictadura Militar que incluyó una serie de asesinatos y secuestros de estudiantes que reclamaban por la implementación del boleto estudiantil.

Publicado

el

La noche del 16 de septiembre de 1976 quedó en la historia argentina como uno de los momentos en que los abusos policiales y el terrorismo de estado se sintieron omnipotentes. Con la violencia y el odio a flor de piel, las fuerzas armadas avanzaron contra distintas tomas encabezadas por estudiantes que reclamaban por la implementación del boleto estudiantil. De los 10 detenidos, 6 permanecen desaparecidos y 4 sobrevivieron a las torturas. 

Claudia Falcone, María Clara Ciocchini, Claudio de Acha, Francisco López Muntaner, Daniel Racero y Horacio Ungaro siguen desaparecidos, mientras que Gustavo Calotti, Pablo Díaz, Patricia Miranda y Emilce Moler son los cuatro sobrevivientes de ese horror. Años después pudieron darse su testimonio ante la justicia donde describieron pormenorizadamente que sucedió aquella fatídica noche de 1976.

A partir de ese día, cada 16 de septiembre se reivindica la lucha estudiantil por los derechos que persiguieron quienes comenzaron con las exigencias para respetar la universidad y los derechos de los estudiantes. Este año, la pandemia no permitirá movilizaciones multitudinarias y simplemente habrá actos virtuales para mantener vigente los reclamos universitarios.

Seguir leyendo

Tendencia