Deportes

Las mujeres que hacen historia en la Copa

Mariana de Almeida y Daiana Milone serán las primeras mujeres en dirigir Copa Libertadores de varones. Los cupos se abrieron por el positivo de dos jueces brasileños y obligaron a reorganizar la grilla de árbitros.

Publicado

el

En medio de tantas pálidas, el Coivid-19 le dio una mano a la lucha por la igualdad que encabezan las mujeres a nivel mundial. Sucede que, por primera vez en la historia de la Copa Libertadores, dos mujeres dirigirán partidos de hombres, en un hecho sumamente relevante.

Mariana de Almeyda será jueza asistente en el partido entre Racing y nacional de Montevideo, mientras que Daiana Milone hará lo propio en el encuentro entre Defensa y Justicia y Delfín de Ecuador que se disputará en Florencio Varela.  


Los brasileños Anderson Daronco (juez principal), junto a sus asistentes Fabricio Vilarinho, Rafael Alves y Bruno Arleu (cuarto árbitro) fueron aislados en un hotel porteño luego de conocer los resultados de las pruebas PCR que se realizaron en la previa del compromiso entre argentinos y uruguayos.

 De Almeida (36 años)entró en AFA en 2006 y dos años más tarde logró la designación como asistente internacional. El Mundial de Francia 2019 fue su segunda competición internacional femenina de mayores, luego de haber estado en la cita de Canadá 2015.

 Daiana Milone explicó cómo fueron sus inicios “Pasé varios domingos sentada frente al televisor viendo fútbol, fue el profesionalismo de mi papá lo que me llevo a compartir la misma dedicación y devoción por este deporte, cuando tenía 16 años lo acompañe a dirigir un Boca – River«.

Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deportes

A River le pasan factura por no alinearse

A 3 días del comienzo del torneo, aun no se sabe donde jugará como local el equipo de Gallardo. Iba a ser local en su campo de entrenamiento, pero ahora la Liga pone el grito en el cielo. Conocé la interna dirigencial que está que arde.

Publicado

el

A 72 horas del inicio del torneo, la localía de River desnuda la falta de organización y las peleas internas que tiene el futbol argentino. El equipo de Gallardo no sabe donde jugará su primera fecha como local debido a que el Monumental está en refacciones.

Para entender que sucede debemos retrotraernos en el tiempo. River informó debidamente que no podría utilizar su estadio y, ante la imposibilidad de que haya público en los estadios, solicitó jugar en el River Camp, el predio de primer mundo que el club tiene en Ezeiza.


La respuesta del residente de AFA, Claudio Tapia, resultó positiva y el club acondicionó el predio para cumplir con los requisitos de TV. Algo parecido a lo que hizo el Real Madrid en España, pero en suelo criollo.

Sin embargo, tras el sorteo de la Liga Profesional, salieron a la luz dudas acerca de la localía de uno de los equipos más grandes del país. Justo después de que el presidente D’Onofrio pusiera el grito en el cielo por el reparto del dinero de la TV y el quiebre unilateral del contrato que la AFA tenía con la cadena Fox.

Quienes encabezan los reclamos y gestionan la prohibición son los presidentes de Gimnasia, Gabriel Pellegrino, y Argentinos Juniors, Cristian Malaspina. Ambos con canchas que son un fiel reflejo del subdesarrollado futbol argentino que ellos comandan por su cercanía con Chiqui Tapia.

La definición acerca de la localía de River llegará esta semana. Los celos, las ventajas y os negocios hicieron que un nuevo round entre los mamarrachezcos dirigentes del futbol argentino sume un nuevo capitulo que, seguramente, no será el último.      

Seguir leyendo

Deportes

¿Cuándo el Barcelona se transformó en una ex potencia?

El club de Messi pasa por un momento sumamente delicado desde lo institucional y o deportivo. La plantilla, devaluada, por cierto, está enfrentada con la directiva y los resultados en Europa hicieron que el club pierda prestigio. ¿Se terminó la era dorada?

Publicado

el

La crisis deportiva e institucional que pasa el Barcelona significa la culminación -estrepitosa y abrupta- de uno de los ciclos más exitosos de la historia del futbol mundial. La derrota en el derby ante el Real Madrid no hizo más que acrecentar diferencias que podrían traer aparejado la caída de un presidente cada vez menos tolerado en la ciudad.

El último gran equipo del Barca fue el que ganó el triplete en 2015. De allí en más el equipo se fue deshilachando y sus figuras se retiraron o buscaron nuevos rumbos, pero ninguno (o casi ninguno de ellos) siguió ligado al club por las diferencias con la dirigencia.


Las papelonezcas eliminaciones en Champions con goleadas en contra y un increíble semblante derrotista que varió solamente por las formaciones presentadas en las últimas presentaciones no hizo más que irritar a Messi de tal forma que su salida solo se detuvo por cuestiones económicas.

La relación de los hinchas con el presidente Bartomeu es casi la misma que tienen los jugadores. Lo odian. Todo comenzó a destruirse a partir de la contratación de una empresa que buscó desprestigiar a los jugadores en redes sociales que el presidente dijo desconocer. A partir de allí, ninguna cabeza rodó, por eso es Bartomeu el señalado por todos.

¿Y el futuro? Asoma mas convulsionado aún. La transición del equipo (con Messi como estandarte) choca con los resultados y los socios presionan para que el presidente deje el puesto a través de un referéndum que se haría el próximo fin de semana. Por lo pronto algo está claro: el Braca dejó de ser potencia ara ser un grupo de mortales como cualquier otro.

Seguir leyendo

Deportes

Boca vs River, únicamente en la final del Maracaná

Tras el sorteo de los octavos de la Libertadores, el xeneize y el millonario se podrían volver a cruzar en la definición, que será ni más ni menos que en el mítico Maracaná.

Publicado

el

Sin ánimo de entrar en debates propios del folclore del fútbol, la final entre River y Boca en Madrid marcó un antes y un después en la historia del superclásico. Aquel encuentro decisivo generó repercusión mundial y los hinchas millonarios lo siguen celebrando. Se suele advertir que pasará mucho tiempo para que se de una revancha de igual magnitud, aunque si los equipos de Gallardo y Russo continúan exhibiendo este nivel, no sería descabellado imaginar una nueva final entre ambos.

Para que se vuelvan a cruzar en la definición, River deberá vencer a Athletico Paranaense en octavos (está en zona de descenso en el Brasileirao), y en tal caso se toparía en cuartos frente al ganador de Nacional de Uruguay e Independiente del Valle de Ecuador.


Si sale victorioso, el rival de mayor jerarquía en semis sería el Palmeiras, aunque también podría jugar ante Delfín de Ecuador, Libertad de Paraguay o Jorge Wilstermann de Bolivia. A excepción de si le toca jugar ante Nacional o Palmeiras, el millo definirá siempre en condición de local (está jugando en el estadio de Independiente debido a la remodelación del Monumental, que estaría listo en febrero de 2021).

En tanto, el camino de Boca es, en los papeles, más dificultoso. El xeneize deberá sortear al Internacional de Porto Alegre del «chacho» Coudet y D’Alessandro en octavos, y en caso de avanzar se enfrentará con el vencedor del cruce entre Racing y Flamengo, reciente campeón. Si los de Russo acceden a semis, se toparán con uno de estos rivales: Santos, Liga de Quito, Guaraní o Gremio.

En otro orden, el que parece tener la serie más complicada es Racing, que se verá las caras ante el Flamengo, último campeón. La academia terminó segunda en su zona a pesar de igualar en puntos con Nacional, que clasificó primero por diferencia de gol. En caso de avanzar y que Boca haga lo propio, habrá duelo de argentinos en cuartos de final.

Los octavos se diputarán entre el 24 y el 26 de noviembre (ida), y entre el 1 y el 3 de diciembre (vuelta). En tanto, los cuartos tendrán lugar entre el 8 y el 11 de diciembre (ida), y entre el 15 y el 17 de diciembre (vuelta). Las semis se jugarán el 5 y el 12 de enero, mientras que la final sería entre el 20 y el 30 del mismo mes, ni más ni menos que en el mítico estadio Maracaná, un escenario histórico en el que cualquier equipo anhela definir un título.

Si bien es una competencia atípica por el contexto, xeneizes y millonarios observan de reojo la posibilidad de enfrentarse en una nueva final, aunque para ello deberán eliminar a 3 rivales cada uno, y aunque da la sensación de que Boca tiene un camino más arduo, la Copa Libertadores es uno de los torneos más competitivos a nivel mundial.

Si habrá revancha lo sabremos a principios de 2021, cuando se definan las semis, instancia en la que podría darse el clásico de Porto Alegre entre Inter y Gremio, que ya se enfrentaron en la fase de grupos. Lo cierto es que los hinchas, a pesar de que queda un largo trayecto por recorrer, ya vislumbran una hipotética nueva definición entre los 2 equipos más populares de Argentina.

Seguir leyendo

Tendencia