Cine y Series

Sensibilidad y ayuda, la clave de Guido para tener éxito

Guido Kaczka se transformó en un clásico de la televisión argentina. Con su particular bonhomía y los premios que entrega en su programa, se ganó un lugar en el corazón de las familias argentinas. Taxistas, famosos y buen ranking.

Publicado

el

Los programas de juegos en televisión parecieron haber quedado de lado en épocas de series, streaming y pay per view, pero “Bienvenidos a Bordo, el programa de entrenamiento y juegos que conduce Guido Kaczka en las noches de El Trece, parece haber puesto en valor una vieja receta.

Sus participantes son en su mayoría taxistas que juegan por combustible gratis, miles de pesos o hasta un taxi 0km con licencia incluida. También existe el gancho de los famosos, que muestran una cara distinta, mucho mas cercana a la gente de a pie, haciendo dominadas en una barra como en un gimnasio o representando personas que buscan un bienestar a través de los premios.


La ultima semana tuvo uno de los momentos mas especiales, cuando un taxista se ganó el premio mayor a través de un tiro en una ruleta. Fue la primera vez y Rubén, el ganador, sensibilizó a todos en redes sociales. Padre de 7 hijos, mostró la enorme sensibilidad que genera la necesidad y la pobreza y la historia tuvo una enorme repercusión.

Guido parece haber encontrado su lugar en la TV. Después de la actuación y sus fallidos en distintos formatos, parece haber encontrado el éxito con una receta tan simple como anticuada: ayudar a los demás a través de la televisión.

Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cine y Series

Superagente 86: la serie que ridiculizó a los servicios de inteligencia

Se cumplen 15 años de la muerte de Don Adams, el hombre que inmortalizó a Maxwell Smart, el Superagente 86. Su éxito fue tan notable que logró posicionarse como un actor de cuto y la sátira produjo una enorme adicción entre sus fanáticos.

Publicado

el

Cuando Don Adamas nació, no se llamaba así. Su nombre real era Donald Yarmy. Soñaba con ser actor, pero la Segunda Guerra Mundial hizo que sus sueños se posterguen. Se enroló en los marines americanos y contrajo una grave enfermedad que casi termina con su vida.

Después de estar internado durante un año en un hospital neozelandés y esquivar el altísimo porcentaje de muerte que acarreaba la malaria, logró comenzar a edificar su carrera como actor. Comenzó a ganarse la vida como cómico de stand up, pero ganaba muy poco dinero como para mantener a sus 4 hijas y a su primera esposa.


En la década del 60’ no se estilaba hacer el humor con características similares al Superagente 86. Durante el primer año fue tratado de anti norteamericano. La incidencia de la Guerra Fría resultaba inconcebible que un agente especial fuera tratado de inepto.

Ese personaje que tantos problemas le trago a Adams en su primer gran papel fue el mismo que le produjo una enorme riqueza que llegó de la mano de su éxito y su visión: renuncio a su sueldo y se quedó con regalías futuras que podría dejarle el Superagente 86.

El éxito fue tan importante que llegó a tener ofrecimientos para hacer unos 300 papeles al mismo tiempo. Si bien su capacidad actoral lo llevó a otros momentos, ninguno fue tan bueno como su actuación en el Superagente 86, el hombre que ridiculizó a los servicios de inteligencia.

Seguir leyendo

Cine y Series

Sexo virtual: la profecía de Stallone y Bullock

Esta vez no fueron Los Simpson los que presagiaron el futuro. Los actores filmaron una película en la década del 90’ que anticipó el futuro. Sexo sin tocarse, besos sin saliva ni intercambios de fluidos.

Publicado

el

La escena pareció surrealista. Un hombre y una mujer definen tener relaciones, pero cada uno tiene una idea distinta al respecto. el hombre busca el método tradicional, el contacto físico. La mujer trae dos cascos y comienzan un período de estimulación virtual que no termina de la mejor forma.

El momento protagonizado por Silvester Stallone y Sandra Bullock en la película “El Demoledor”, que fue filmada en 1993 y significó todo un adelanto por el momento que pasa el mundo. dos personas sin poder tocarse, abrazarse o besarse no hizo más que recordar una nueva normalidad tan indeseada como real.


La situación resultó toda una curiosidad para la época. Sin embargo, 30 años después nos encontramos con que aquella imagen, impensada y surrealista, se volvió bastante más habitual de lo que pensamos en épocas de pandemia.

Seguir leyendo

Cine y Series

The Crown «resucita» a Lady Di

El éxito de The Crown tuvo que ver, en gran parte, con la fama que alcanzó la reina Isabel II por sus desavenencias con Diana de Gales. La muerte de “la reina de corazones” sacó a relucir la peor cara de la corona británica, y la figura más perjudicada fue la de la reina.

Publicado

el

Verticalista, celosa cuando su protagonismo se ve opacado por otras mujeres, y con una frialdad asombrosa, todas las miradas se dirigieron a ella cuando se produjo el dudoso accidente que terminó con la vida de la joven princesa.

Hacia el final de los años 70, la reina Isabel buscaba salvaguardar la línea de sucesión con una pareja “apropiada” para el heredero al trono, su hijo Carlos que ya tenía 30 años. En paralelo, la figura de Margaret Tatcher –la primera mujer Ministra de Gran Bretaña- iba ganando cada vez fuerza.


Las tensiones entre la Reina y Tatcher, que actuaron como aliciente para la Guerra de Malvinas y los constantes conflictos al interior de la Commonwealth, fueron disimulados por la dulzura de la joven novia del príncipe Carlos, y por el casamiento de ambos, que fue uno de los eventos más importantes de la década de los 80. Pero pocas fueron alegrías para Lady Di, quien debió compartir su matrimonio con la amante de su marido, Camilla Parker Bowles.

La entrevista que brindó Diana a la BBC luego de separarse de su marido relatando los duros años vividos marcó el clímax en las malas relaciones con Isabel, como así también la repercusión de su romance con sus dos novios musulmanes, pues era inaceptable para los ojos de la monarca -líder de la Iglesia anglicana británica- que sus herederos al trono tengan un “padrastro musulmán”.

La actriz australiana Elizabeth Debicki será quien interprete a Diana en la quinta y sexta temporada de la serie en Netflix. Por lo pronto, la cuarta temporada se estrenará a fines de este año, y en ella aparecerá Lady Di, nacida en 1961, en su juventud e interpretada por Emma Corrin, quien en un comunicado en Instagram expresó que “El espíritu de la princesa Diana, sus palabras y acciones viven en los corazones de muchos. Es un verdadero privilegio y honor unirme a esta serie magistral, que me ha enganchado desde el episodio uno”. En los capítulos que se estrenarán también aparecerá Margaret Thatcher interpretada por Gillian Anderson.

Días atrás, en una entrevista realizada por Vogue, Corrin contó que usar el vestido de la princesa le generó gran impacto, y que necesitó diez personas para ayudar a ponérselo. Cabe destacar que el vestido fue obra de una modesta casa de moda a la que Diana acudió tras enamorarse de una blusa que sus dueños, los diseñadores David y Elizabeth Emanuel le habían realizado para una sesión de fotos con Antony Armstrong-Jones.

La princesa de Gales tenía apenas 20 años cuando pasó a ser una figura mediática a nivel mundial. Su boda fue seguida por más de 750 millones de personas en todo el mundo. En esta nueva entrega se relatará cómo la joven Spencer empezó su romance con el hijo de Isabel II.

Cada año se conocen nuevos detalles cuando se acerca el aniversario de su deceso. En esta última ocasión se dieron a conocer las palabras que Carlos pronunció al enterarse de la noticia “Todos me van a culpar, ¿no? Vamos a asistir a una reacción que nunca antes habíamos visto. Y podría destruirlo todo. Podría destruir la monarquía”. También se mencionó la actual enfermedad por la que está atravesando la tercera en discordia y actual pareja de Carlos. Ya con el auge de Bohemian Rhapsody, fue noticia la amistad de Freddie Mercury con la princesa, quien se habría vestido de hombre –cuando aún estaba casada- para asistir al bar gay Royal Vauxhall Tavern con el vocalista de Queen y Cleo Rocos, quien narró en su libro “The Power of Positive Drinking” la divertida anécdota.

Además, sorprendentemente, sus hijos que se encuentran distanciados –desde que los Duques de Sussex renunciaron a la Familia Real británica- emitieron un comunicado conjunto, dando tregua a sus diferencias, y reconfirmando que el año próximo en ocasión del 60 cumpleaños de su madre, que buscará destacar su compromiso humanitario en la lucha contra el sida, las minas y las personas sin hogar.

Un año más pasó desde que Diana partió y el puente del Alma, en París, volvió a llenarse de flores. ¿Cómo la mostrará la serie? ¿Qué imagen dejará de Isabel? ¿Qué versión dará de los hechos? En dos meses lo sabremos.

Seguir leyendo

Tendencia