Experiencias

La solidaridad quedó sepultada en la mina

Se cumplen 10 años de uno de los momentos más trágicos de Chile, cuando una mina se derrumbó y 33 mineros quedaron atrapados. Los dieron por muertos, dejaron de buscarlos y los rescataron después de varios días. El después fue un trauma que no pudieron resolver.

Publicado

el

El 5 de agosto de 2010, 33 mineros quedaron atrapados bajo tierra por un derrumbe en la mina de San José, en La Calera. Nada se supo hasta que el grupo de rescate logró, después de 5 horas, dar con el lugar del incidente, a unos 750 kilómetros de profundidad. Dos días después del incidente original, el presidente Piñera decidió dar por terminada la búsqueda y se produjo otro derrumbe que le quitó las esperanzas a propios y extraños.

La presión de los familiares y la opinión pública en general hizo que la búsqueda se retome el 9 y recién el 22 se produjo el milagro: el zonda con que se los buscaba apareció marcada de rojo. Acto seguido el recientemente electo presidente Piñera mostró ante la prensa la prueba del milagro: “Estamos bien en el refugio los 33” rezaba el papel que recorrió el planeta.


El rescate fue cinematográfico. Hasta la NASA participó. La “paloma” con víveres y mensajes comenzó a ir y venir por la tuberia perforada. Los médicos constataron que la mitad de los mineros sufría estrés. El 26 de agosto se tuvieron las primeras imágenes de los 33, con saludos a los familiares y entonando el himno chileno.

El 13 de octubre fue el rescate del primer minero. Florencio Ávalos, de 31 años. El viaje en la cápsula duró 40 minutos. Así fueron saliendo uno a uno y cada vez que alguien salí se producía una explosión de júbilo. El último fue Luis Urzúa, de 54, apareció el 13 de octubre a las 21.56. Con 69 días, 6 horas y 51 minutos es el ser humano que más tiempo estuvo bajo tierra.

Posteriormente, las miserias humanas le ganaron al grupo. La solidaridad y unión le dieron aso al protagonismo, la codicia y los celos. Los libros individuales, la película protagonizada por Antonio Banderas y los liderazgos mal entendidos hicieron que el grupo que se destacó por su unión para sobrevivir mostrar su peor lado.

Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Experiencias

Vuelos sin destinos: la increíble adicción al avión

Por la pandemia y la limitación mundial de viajar con libertad, miles de personas buscan variantes para volar sin temor a contagiarse Covid-19. Conocé la última oda de vuelos que es furor en Asia y Oceanía.

Publicado

el

Viajar a ningún lugar. Solo subir a un avión, dar unas vueltas por el cielo y regresar al mismo lugar. Curioso, ¿no? Esto que para muchos es una pavada, para otros es sentir la sensación inigualable de subirse a un avión para recuperar parte de la vida perdida por la pandemia de Covid-19 que cambió el mundo.

La aerolínea Singapore Airlines ofrece a sus usuarios una ruta peculiar: un vuelo a ninguna parte. El despegue se llevará a cabo en el aeropuerto Changi de Singapur, aterrizando en el mismo lugar después de horas de recorrido en donde los pasajeros disfrutarán la experiencia de volar en avión por cielos asiáticos.


Los costos varían de acuerdo a la ubicación en la aeronave y los servicios que utilice el pasajero. Comienzan en unos 500 euros y puede llegar a los 2000. El viaje dura unos 90 minutos en promedio y los pasajeros pueden tener visitas inéditas del cielo asiático.  

En los vuelos por Hawái y Honolulu se intenta recrear la experiencia del destino; se sirven cocteles y se ofrecen regalos inspirados en la tortuga marina. Respetando las medidas de seguridad; cada pasajero lleva mascarilla y en orden de mantener la distancia social, la capacidad de los aviones se redujo al 64 %.

Viajar se volvió un placer adictivo para muchos. Ir a tomarse un avión para viajar 90 minutos y volver al mismo lugar se ha vuelto una moda a la que solo pueden acceder personas de buen pasar económico y con una enorme necesidad de volar.  

Seguir leyendo

Experiencias

DiscriminARTE: ¿todo se permite en nombre de la cultura?

La utilización de estereotipos para desarrollar diferentes ramas del arte está cuestionada. Negros, blancos, gordos, enanos, pelirrojos o rubios, todo sirve para generar contenido que da que hablar. La discriminación artística, a la orden del día.

Publicado

el

La búsqueda por la innovación nos ha llevado al límite del mal gusto y la falta de respeto. Un enano reemplazando a un nene en una comida. Un negro que dibuja con un enano a upa. Un negro que es “blanqueado”. Varios pellirrojos que se asocian a la mala suerte. Gorditos que bailan y muestran su panza… ¿la cultura artística en el mundo perdió el eje?

En nombre de la publicidad, de mostrarnos tal cuál somos, para hacer bromas o para mostrar capacidades diferentes, el arte en sí mismo ha englobado infinidad de publicaciones de mal gusta que terminan escudándose detrás de una rama artística tan discutida como controvertida.


¿Todo se permite en nombre de la creatividad o el arte? ¿Existen los límites o en nombre de la libertad podemos prestarnos a ridiculizar lo que se nos antoje? Lo curioso es que cada situación merece un análisis particular y muchas veces los supuestos agraviados reconocen la situación, pero la aceptan amparándose en el derecho al trabajo.

Es el ejemplo de los actores de talla baja, que reclaman cada vez más apertura para ellos en diferentes capitales del mundo. Hace unos días, los usuarios de redes sociales en Colombia se hicieron sentir con comentarios negativos sobre la firma de telefonía Avantel, por haber usado personas con enanismo para la difusión de una campaña que llevaba por título «precios bajos». Para más obviedad, la remera que portaban los trabajadores que decidió contratar Avantel -y que tuvo como epicentro a Bogotá- decía «Precios bajos».

Pese a ello, los actores salieron a defender la campaña y como este ejemplo, hay miles en el mundo entero que buscan ganarse la vida independientemente de las situaciones que les tocan atravesar. ¿Existe un límite para el arte o la discriminación solo se aplica en determinadas áreas de la vida cotidiana?

Seguir leyendo

Emprendedores

Cuánto cuesta una oficina en el parque de casa

La modalidad de Home Office hizo que algunas empresas trabajen en la instalación de oficinas móviles en los parques de las casas. ¿Cómo son? ¿Cuánto cuestan? ¿Cuánto tardan en armarse? Comodidad, confort y seguridad sanitaria

Publicado

el

La pandemia de Covid19 hizo que varias costumbres se alteren, entre ellas el trabajo. Ir a la oficina es una práctica que lentamente va quedando en desuso, pero el ambiente de oficina resulta vital para no perder la tranquilidad y la productividad.

Es por eso que distintas empresas salieron al mercado a ofrecer oficinas móviles, que pueden instalarse en el fondo de casa. Son espacios de pocos metros cuadrados que ofrecen lo necesario para estar aislados del bullicio hogareño y permite que la concentración no se disperse con las tareas caseras.


En promedio, cada oficina tiene unos 10 metros cuadrados y cuesta unos 300 dólares por metro construido. Los módulos están equipados con instalación eléctrica, piso de alto tránsito, doble vidrios herméticos (DVH) y aberturas premium. Hay empresas que ofrecen más y mejores alternativas que encarecen la construcción, que tarda pocos días en llevarse a cabo.

Si bien la operación no es barata, muchos empresarios han mutado sus costumbres e ir a la oficina ya no forma parte de su cotidianeidad. El montaje de estructuras que permitan privacidad y trabajo a distancia pasó a ser una habitualidad por la pandemia y la moda de las oficinas en el parque, también.

Seguir leyendo

Tendencia