Deportes

Así es el protocolo con el que volvería el fútbol argentino

La Asociación del Fútbol Argentino le envió a los clubes de primera división el protocolo sanitario con el que retornaría la competencia, que deberá contar con el aval del Ministerio de Salud de la Nación.

Publicado

el

La Asociación del Fútbol Argentino (AFA) estableció un protocolo sanitario con motivo de que los planteles restablezcan los entrenamientos, para posteriormente planificar la reanudación de la competencia. El mismo fue firmado por el presidente Claudio Tapia, y enviado a los clubes que componen la primera división. No obstante, deberá contar con la aprobación del Ministerio de Salud de la Nación para que se pueda implementar. En tanto, se elaborará otro protocolo para las categorías de ascenso.

Según lo comunicado en el documento, el fin de la AFA es «detectar, rastrear y tratar la enfermedad, compartiendo los conocimientos adquiridos con toda la comunidad científica o médica», y asimismo preservar «la seguridad de deportistas, personal, aficionados y la sociedad en general». A su vez, afirmaron que «es importante entender que solo se podrá jugar al fútbol cuando los beneficios para la salud, la sociedad y la economía superen los riesgos de la enfermedad».


Dentro de los requisitos de higiene y distanciamiento para retomar los entrenamientos, figuran los siguientes:

-Respetar la distancia entre personas: al menos 1,5 metros.

-No más de 6 jugadores por sesión de entrenamiento en la misma cancha.

-Instar a mantener una buena higiene.

-Evitar tocarse los ojos, la boca y la nariz;

-Toser o estornudar en un pañuelo o en el hueco del codo, cubriendo la boca y la nariz.

-Tirar los pañuelos en un contenedor sellado.

-Desinfectar el equipamiento deportivo regularmente, así como las zonas por donde más personas circulen.

-Evitar compartir el equipamiento deportivo como, por ejemplo, las botellas de agua.

-Contar con estrategias para limitar el contacto/interacción. Por ejemplo, en un edificio, establecer caminos de dirección única y mantener las puertas abiertas.

-Evitar darse la mano y cualquier otro contacto físico.

-Evitar la salivación en cualquier lugar y forma.

-Prohibir compartir cualquier tipo de infusión, especialmente el mate.

-Dormir y comer de forma adecuada.

En torno a los testeos, la idea es efectuarlos regularmente, lo que implicaría un desembolso de $ 750.000 mensuales por parte de cada institución, ya que el costo de cada prueba es de $1.500, mientras que la idea es que se le realicen 5 pruebas mensuales a cada integrante de cada plantel (jugadores, cuerpos técnicos, cuerpos médicos y auxiliares). Se trata de una cifra ardua de afrontar para muchos clubes, aunque la AFA cuenta con 600.000 dólares provenientes de la CONMEBOL, que deberán ser repartidos entre las entidades del fútbol argentino, incluido el ascenso. En ese orden, el documento especifica:

-El primer test se realizará 72 horas antes de reanudar la actividad futbolística para evitar los falsos negativos (personas asintomáticas portadoras del virus).

-El segundo test se realizará antes de la primera sesión de entrenamiento, y luego semanalmente.

-Después se harán pruebas a los participantes del fútbol, ya sea en casa o en los lugares indicados en los clubes por los médicos, siguiendo las pautas de higiene y las medidas de protección recomendadas.

-Aquellos participantes en el fútbol que den positivo en la prueba no podrán realizar ninguna actividad futbolística y deberán seguir las recomendaciones de las autoridades sanitarias del país.

-Solo quienes den negativo en el test podrán participar en las actividades futbolísticas.

Seguir leyendo
Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deportes

Champions: al PSG y al Aleti los acompañó la suerte

El sorteo de los Cuartos de Final de la Liga de Campeones benefició a los franceses y españoles por los rivales que les tocaron. Aún deben definirse algunas series de Octavos, pero de a poco la pasión del fútbol ser reaviva en Portugal.

Publicado

el

Este viernes se sorteó la continuidad de la Champions y se conocieron dos cruces de Cuartos de Final. El Atletico de madrid de Simeone jugará ante el Leipzig y el PSG de Icardi y Di María se enfrentará con Atalanta, uno de los equipos del momento.

Aún restan definirse 4 partidos de Octavos. Alli, el ganador del City (2) Real Madrid (1) se enfrentará con el ganador de Juventus (0) Lyonn (1). En el otro cuadro, Barcelona se eliminará con el Nápoli (1 a 1 en la ida) y Bayer Münich tiene el pasaje casi listo tras haber vencido 3 a 0 en la ida a Chelsea.


El sorteo indica que podría haber clásico español en Semifinal, si Barcelona y Real Madrid avanzan y una final española en caso de que el Atlético de Madrid siga adelante con su infatigable sueño por conseguir «La Orejona».

La Champions presentará un modelo readaptado a épocas de pandemia. Se jugará del 7 al 23 de agosto en Lisboa y los cruces serán a un solo encuentro. No habrá público en los estadios y los equipos deberán guardar estrictas medidas sanitarias.

Seguir leyendo

Deportes

Todos los caminos conducen a agosto…

En medio de una absoluta incertidumbre, los equipos del fútbol argentino retomarían los entrenamientos a principios de agosto. Resta que se aprueben los protocolos establecidos por AFA para que se oficialice.

Publicado

el

Es evidente que una de las actividades más afectadas por la pandemia en Argentina es el fútbol. A pesar de las variadas flexibilizaciones y de que en algunas provincias la circulación comunitaria es inexistente, ningún plantel profesional cuenta, hasta entonces, con el aval para volver a entrenar. No obstante, desde la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) establecieron protocolos sanitarios para restablecer los entrenamientos. Los mismos podrían ser aprobados en los próximos días por el Ministerio de Salud de la Nación, y en tal caso, se podrían reanudar las prácticas entre el 5 y el 10 de agosto.

El fútbol argentino se suspendió a mediados de marzo. Por entonces se disputaba la primera jornada de la Copa Superliga, en medio de idas y venidas con respecto a quién debía determinar si se jugaba o no. En aquel momento se reportaban los primeros casos de coronavirus en Argentina, y una vez culminada la fecha, se resolvió cesar la competencia indefinidamente. Tal era la desprolijidad, que minutos antes de que comience el primer partido de aquella jornada, entre Gimnasia y Banfield, se desconocía quién debía determinar si el encuentro se jugaba o no.


Casi 4 meses después, continúa reinando el desconcierto en el ambiente; los futbolistas siguen entrenando en sus hogares, mientras que el poderío de la primera división retornó a las manos de la AFA. Se estima que al momento de restablecer la competición (en caso de darse en 2020), se realizará un torneo con diversos grupos (4 o 6), en el que los primeros clasificarían a las semifinales. Los eventuales formatos son parte de las tantas especulaciones provenientes de los dirigentes, que ante los contratiempos sanitarios y económicos procuran recuperar el tiempo perdido y achicar los gastos.

Las arcas de los clubes han reflejado mermas descomunales durante los meses recientes, y eso se debe, principalmente, a la disminución del abono de la cuota societaria. Asimismo, aquello incide directamente en los bolsillos de los futbolistas, quienes se ven forzados a aceptar rebajas salariales, o bien a buscar nuevos horizontes en el exterior.

Lo cierto es que de concretarse, los planteles necesitarán un prolongado lapso de tiempo para ponerse en forma y, si la pandemia lo permite, se podrá iniciar la competencia en los últimos meses del 2020, por supuesto que sin público y bajo los correspondientes protocolos de higiene y distanciamiento. Aunque claro está, en Argentina nunca se sabe…

Seguir leyendo

Deportes

El lado B del fútbol: de entrenar a poner una verdulería

Julián Bembo es futbolista de Argentino de Rosario, equipo que milita en la primera D del fútbol argentino. En una charla a corazón abierto, nos cuenta cómo vivencia las consecuencias de la pandemia y relata la ardua realidad que atraviesan los futbolistas del ascenso.

Publicado

el

Su nombre es Julián Bembo. Es rosarino, tiene 25 años y juega de lateral derecho en Argentino de Rosario, equipo que milita en la primera D del fútbol argentino, categoría que no es profesional, con lo cual los contratos son inexistentes. Por ende, además de jugar al fútbol, estudia y trabaja, pero sin dejar de perseguir su sueño de convertirse en jugador profesional. En un distendido mano a mano, nos cuenta cómo le afectó la pandemia, y cómo surgió la idea de emprender su nuevo negocio.

¿Cómo te afecta la pandemia en lo deportivo?


Lamentablemente mucho, no se si tanto en lo futbolístico, sino en el proyecto que tenía en mi cabeza para estos años, para progresar y para tratar de lograr los objetivos lo más rápido posible. Lamentablemente la pandemia me quita un año porque yo venía con ritmo, venía bien, en lo personal demasiado bien, y siento que ya tengo 25 años y esto me saca un año de tratar de progresar, de subir de categoría, el sueño de todo futbolista de llegar a ser profesional. Si bien la D es remunerada, no es mucho pero te pagan algo, no es por contrato; a partir de la C ya uno firma contrato profesional, y uno de chiquito anhela ser profesional en lo que siempre se dedicó. Estoy muy dolido, porque sentía que estaba haciendo las cosas bien y ahora hay que esperar a que todo se reanude y tratar de ponerse lo más competitivo posible para tratar de lograr lo que uno soñó.

¿Y en lo económico?

Y en lo económico si bien no es mucho lo que nos dan, sirve para los gastos diarios que uno tiene, para ayudar en mi casa, para los gastos del auto, pero hoy es un dinero que no está entrando, y lamentablemente se complica aún más, por eso uno trata de buscar otras alternativas.

¿Qúe desventajas tiene el jugador del interior con respecto al de Buenos Aires?

Verdaderamente siento que son muchas las desventajas; los árbitros son la mayoría de Buenos Aires, nosotros tenemos que viajar una vez cada 15 días a jugar allá y el tema del traslado no sería un problema siempre y cuando sea en las condiciones mínimas que un deportista necesita para viajar tantos kilómetros, y en el caso nuestro a veces lo era y a veces no. Viajamos en trafic, en minibús, se nos ha quedado el colectivo en plena Buenos Aires, tuvimos que bajar, hacer dedo, nos levantó un granjero que tenía gallinas atrás y nos llevó de onda. Llegamos a jugar el partido y los otros jugadores ya estaban dentro de la cancha. Nos tuvimos que cambiar y entrar a la cancha sin hacer la entrada en calor, así que imaginate si no son desventajas, así de todos los colores hemos vivido en tantos viajes, pero ellos (los jugadores de Buenos Iires) tienen la ventaja de no viajar. Con el tema del arbitraje también tenemos que remar contra la corriente.

¿Y el futbolista del ascenso con relación al de primera?

Yo pienso que no hay una brecha tan grande, ya que hemos jugado amistosos con Central y Newell’s tanto en primera como en reserva, y a la reserva le hemos ganado, a la primera le hemos hecho buenos partidos, hemos perdido 1 a 0 , 2 a 1, así que uno siente que no está tan lejos por el nivel y por la disputas de cada pelota. Por suerte no se ha notado las veces que hemos ido a jugar y eso habla bien de nuestro equipo y de cómo nos preparamos. Lo que sí se nota es la diferencia física, el tema del entrenamiento, más que nada del gimnasio, de los cuidados diarios, de todo lo que te hace mejorar tu rendimiento, ya que un jugador del ascenso no vive para esto, ellos pueden ir a concentrar, duermen en las habitaciones de los hoteles, y nosotros no. En mi caso yo tengo que ir a estudiar, tengo que ir a hacer una changa para juntar un dinero de más para mis gastos, y al otro día hay que levantarse a las 8 de la mañana e ir a entrenar, e inevitablemente estás mucho más cansado, pero por suerte yo tengo esta mirada y creo que no hay una brecha tan grande.

¿Creés que los futbolistas de primera están sobrevalorados y los del ascenso subvalorados?

No sé si sobrevalorados pero, como te dije antes, los partidos que hemos jugado contra ellos no sentí que haya tanta diferencia, el tema es lo económico y cómo han llegado, muchos tienen representante, hay mucho maneje en el fútbol actual y más en el argentino que, ya saben todos cómo está todo manejado por la AFA, desigualmente para las categorías de ascenso. Lamentablemente uno tiene que lidiar con eso y andar solo en este fútbol donde hay tanta corrupción y es muy difícil para un chico que no tiene representante y un apadrinaje que lo haga llegar a primera.

¿Cómo surgió la idea de emprender este nuevo negocio (una verdulería)?

Salió porque no estamos entrenando, la pandemia me mató, no puedo creer que llevemos tanto días sin poder entrenar en una provincia como Santa Fe, que no tiene tantos casos. No es justo que no podamos entrenar o que no te abran la puerta del club para ir a patear una pelota o correr en el césped. Estoy entrenando en mi casa; hago los ejercicios de potencia e inevitablemente mi rodilla siente el impacto. Estando en casa solo dije, ¿qué hago?, yo las clases de la facu (estudia educación física) las hago por zoom y mucho tiempo no me demandan; estaba aburrido, sin dinero y se me ocurrió la idea de emprender esto. Le pregunté a mi abuela. me dijo que no tenía problema de usar su garaje, vive por barrio triáungulo, y por suerte arranqué. Ya tenía unos billetes guardados que había ahorrado, arranqué con este mini emprendimiento y por suerte me está yendo bien porque consigo buenos productos y a muy bajos costos.

¿Por qué pensás que los clubes de las localidades donde no hay circulación comunitaria no pueden entrenar?

Me parece una cosa inhumana, no entiendo la ventaja deportiva de la que habla la AFA de que tienen los clubes que no tienen circulación comunitaria. Primero porque la ventaja deportiva a la que se refieren de que uno se pueda entrenar y el de Buenos Aires no, no la miden con la misma vara a la hora de repartir el dinero a los clubes, River y Boca reciben mucha más plata que Central, Newell’s, etc; así que no entiendo la ventaja deportiva de la que hablan. Ellos lo ven desde ese lado y no del que el futbolista necesita entrenar por su vida, por su carrera, por sus objetivos, no por sacar ventaja deportiva como dicen ellos; uno se quiere ir a jugar afuera y tiene que perder un año por la supuesta ventaja deportiva en relación a Buenos Aires. ¿Y quién mira la salud del jugador y lo que él dejó por trabajar de esto? Lamentablemente uno sufre más de lo que disfruta en el fútbol, así que desde ningún punto de vista estoy de acuerdo, y siempre el poder los manejan los que tienen plata y los que tienen menos voz salen perdiendo.

¿El jugador del ascenso puede vivir del fútbol?

Lamentablemente el jugador de la C o de la D no puede vivir de esto, necesita otra ayuda remunerativa porque no llegás a cubrir todos los costos que una persona necesita como mínimo para poder subsistir, así que no puede vivir del fútbol, necesita otro laburo o alguna changa para llegar a fin de mes tranquilo.

¿Qué objetivos te planteás en tu carrera?

Mis objetivos son los mismos de siempre, sueño con poder llegar a ser profesional y vivr de esto que de chiquito vengo intentando, así que ni una pandemia ni nada me van a sacar los objetivos que tengo de poder vivir de esto tan lindo que es el fútbol.


Seguir leyendo

Tendencia