Opinión

¿Nadie la vio venir?

La organización del pago a jubilados, pensionados y AUH fue el primer gran desacierto desde la implementación del aislamiento. Miles de personas que conforman el grupo de riesgo quedaron expuestos. ¿Desidia o negligencia?

Publicado

el

La falta de reflejos de los organizadores del pago a jubilados, pensionados y AUH durante el fin de semana dejó expuesto al sistema organizativo argentino de una manera muy elocuente, debido a la falta de previsión en un caso sumamente delicado debido al aislamiento en el que vivimos desde hace 3 semanas.

Ver como miles de jubilados salieron a la calle a buscar el dinero para poder realizar sus compras o pagar sus servicios e impuesto generó una intranquilidad pasmosa, que se potenció con una mezcla de bronca e indignación a medida que las imágenes se reproducían minuto a minuto en los producidos videos de televisión o las improvisadas tomas de redes sociales.


Lo curioso del caso fue que todo pudo solucionarse en apenas 24 horas. Tras el enojo presidencial por el caos tras tantos días de cuidados, las renuncias florecieron entro los funcionarios y el presidente no las aceptó. Reclamó una rápida reorganización de los pagos y pidió mayor precisión en la organización.

Los funcionarios del Anses y de la Bancaria entrecruzaban acusaciones acerca de la responsabilidad que cada uno tenía en el desastre del viernes. pese a ello, y tras el reto oficial, aunaron fuerzas para solucionar el problema, estirar el horario de atención bancaria y abrir sábado y domingo, tal cual sucedió.

La cuarentena y el aislamiento sufrió un quiebre inesperado. Uno que pocos imaginaban y que fue producto de la desorganización y la improvisación. Cuesta mucho creer que ningún funcionario o responsable haya pensado visto venir un conflicto perfectamente evitable.

Seguir leyendo
Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

O’ Globo refuerza su pelea con Bolsonaro

Los enfrentamientos del presidente con los medios forman parte de la habitualidad brasileña. Este lunes, uno de los diarios más leídos del país sacó una portada por las 10.000 muertes por el Covid-19 que recorrió el mundo y enfadó al presidente.

Publicado

el

“Al Coronavirus no hay que temerle, es apenas un resfriado”, dijo hace algunas semanas Jair Bolsonaro al hablar sobre la pandemia que afecta al mundo. la frase fue el inicio de una minimización de un problema que a Brasil ya le dejó más de 10.000 muertos, la renuncia del ministro de Salud y un sinfín de comentarios internacionales acerca de la forma de manejar la situación dentro del gigante americano.

La pésima forma de Bolsonaro de manejar la pandemia tuvo un capitulo más en su enfrentamiento con los medios durante este lunes, cuando el Diario O’ Globo expuso en su tapa el número 10.000 y los nombres de los fallecidos por Covid-19 desde que el virus se instaló en Brasil.


“10.000 historias”, reza el título de la portada, que destaca el hecho como “el suceso más letal de los últimos 102 años en Brasil”. Y explica que la tapa está hecha “para que la dimensión humana de la tragedia no se pierda en la frialdad de las estadísticas”.

La tapa enfadó, una vez más, al presidente Jair Bolsonaro, que es dueño de un ataque constante a los medios. Sus apuntados son, casi siempre, el mencionado O’ Globo y Folha do Sao Paulo, a quienes considera “mentirosos” y especialistas en buscar su desestabilización.

Seguir leyendo

Actualidad

¿Es posible una salida ordenada?

El efecto español y las palabras del presidente Fernández hacen dudar acerca de cuán responsables somos acerca de nuestra libertad. ¿Cómo cumplir las reglas cuando dependen de nosotros? ¿Estamos listos para salir a la calle? ¿Entendimos que hay un nuevo escenario al cual debemos adaptarnos?

Publicado

el

La pregunta casi que se cae de maduro. ¿Cómo podemos responder a la apertura de actividades tras casi 2 meses de encierro? La respuesta irá dándose en la diaria, pero a priori las proyecciones no son demasiado positivas por dos aspectos: el efecto español y la forma de ser que tenemos los argentinos.

Vayamos por partes. El sábado por la noche el presidente Fernández presentó un estado de situación que trajo algo de confusión en cuanto al alcance de las salidas. Sin perjuicio de ello, miles de argentinos salieron este domingo a la calle, abusándose del anuncio presidencial que, por más confusión que produzca, jamás sugirió que la gente podía salir como lo hizo.


La situación no llegó a desmadrarse, pero expuso que la salida ordenada de la cuarentena será sumamente compleja. De hecho, en una sociedad que parece estar mucho más ordenada, como la española, tuvo un desborde que le valió fuertes críticas a Pedro Sánchez.

En España los resultados no fueron esperados y la gente se volcó a las calles, plazas y playas sin importar demasiado la distancia, el tiempo y los cuidados. Se esperan las cifras oficiales de hoy para saber si hubo una estampida de casos o la curva se mantuvo estable. Tal vez esa pueda ser una buena medida.
h

El caso es: ¿Estamos listos después de tanto tiempo para no salir como locos a la calle a buscar ¿una vida que ya no existe? La respuesta no parece sencilla, aunque a juzgar por los ejemplos, todo nos lleva a pensar que no. ¿Cómo hacer una salida ordenada? ¿Cómo establecer la distancia entre unos y otros? ¿Cómo obviar las ganas por volver a ser los que fuimos?

En Argentina, donde la falta de respeto a las reglas y la subordinación son un estilo de vida, la pregunta del millón es si el presidente hizo ben o mal en confiar en la responsabilidad social para comenzar a abrir el grifo de las salidas ordenadas y responsables.

Seguir leyendo

Actualidad

Nosotros ya cambiamos

El 75% de los argentinos modificó sustancialmente sus hábitos producto de la pandemia. El lavado de manos, las costumbres en los saludos y los cambios de consumo, alimenticios y de entrenamiento están al tope de las modificaciones.

Publicado

el

Mientras los científicos de todo el planeta se preguntan como será el mundo post cuarentena, nosotros, los argentinos, ya cabíamos. De hecho, creo que el mundo cambió y no es para menos: pocos precedentes en la era moderna significaron una modificación tan rotunda que merezca semejante nivel de atención  

Hace algunos días, la consultora Tribus Deeps dio a conocer una encuesta e la que se conocieron resultados sustanciales en torno al cambio de ´hábitos que tuvo la población argentina.


El saludo con un beso, un apretón de manos o un abrazo ha quedado en desuso. Ahora los buenos días o buenas tardes alcanzan; en el mejor de los casos podría haber un golpe de codos o puños, pero nada más. Más del 80% de las personas cambió la forma de saludarse.

Pero la modificación en la manera de saludarse no fue la más importante. El 86% de los encuestados respondió que se lava las manos 4 o 5 veces más al día de lo que lo hacía antes de la cuarentena, por lo que allí encontramos otor cambio sustancial direccionado a la higiene personal.

También cambiaron las costumbres de consumo. El 70% de las personas empezó a frecuentar negocios de cercanía y abandonó los grandes hipermercados. El 63% cocina más y mejor en su casa y la mitad de los encuestados reconocieron que comenzaron a realizar ejercicios que antes no hacían.

Cuando los científicos se preguntan como será el mundo post pandemia, la respuesta no parece ser tan difícil de descifrar. Los cambios ya están instalándose en una nueva sociedad. Habrá que ver si son para siempre o solamente duran lo que persista el miedo al contagio.

Seguir leyendo

Tendencia

2019 © BeoOrange. contacto@beo.media Plantilla MVPThemes