Deportes

Barrilete cósmico

Messi la rompió en su partido 700 con la camiseta del Barcelona. Marcó un gol y dio una asistencia antes de irse ovacionado por todo el estadio. Sus números asustan a cualquier mortal: tiene un promedio de casi un gol por partido perdió apenas el 11% de los partidos que jugó.

Publicado

el

Lionel Messi festejó este miércoles sus 700 partidos con la camiseta del Barcelona con otra actuación fuera de serie. Marcó un gol, le dio una asistencia a Griezmman y su equipo selló la clasificación a los Octavos de Final de la Champions.

La historia entre el Barcelona y Messi comenzó hace 15 años y está plagada de títulos y respaldo mutuo. El club lo ayudó y mucho en sus primeros años, cuando le solventó su tratamiento de crecimiento y Lío devolvió ese apoyo con goles y títulos, transformándose en uno de los jugadores más importantes y preponderantes de la historia del club.


A lo largo de los años, los números de Messi asustan a cualquier mortal. En 700 partidos en Barcelona, marcó 613 goles, es decir un 0,87% de promedio de gol por partido. Además, Messi casi no conoce la derrota vistiendo la camiseta blaugrana: perdió apenas 77 partidos de los que disputó.

Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deportes

El regreso del público, ¿avance o imprudencia?

La presencia de hinchas del Bayern Munich y del Sevilla en la Supercopa europea generó una nueva controversia. Lo que para algunos es un progreso, para otros es una irresponsabilidad.

Publicado

el

En Europa casi todo sucede antes que en Sudamérica. El fútbol no es, ni mucho menos, la excepción. Los principales torneos en el viejo continente se retomaron en junio, mientras que en Argentina aún no volvió a rodar la pelota. Lo cierto es que amén del regreso de la Copa Libertadores, en nuestro continente todo llega con delay. No obstante, lo ocurrido en la Supercopa de Europa provocó diversidad de juicios de valor.

En el estadio Puskas Arena de Budapest, capital de Hungría, se conglomeraron 15.500 espectadores -habilitados por la UEFA y por el gobierno húngaro-, quienes presenciaron un nuevo título para los alemanes, que vencieron a los andaluces en el tiempo suplementario. Lo cierto es que a pesar de que las tribunas estaban a un 25 % de la capacidad total, se trató de una decisión arriesgada y precipitada.


Si bien se implementaron protocolos en el ingreso al estadio, fueron muchos quienes criticaron la medida. Uno de ellos es el alcalde de Budapest, Gergely Karacsny, quien sostuvo: “Si tuviera la facultad legal, este partido hubiera sido a puertas cerradas». En tanto, Joachim Löw, entrenador de la selección alemana, advirtió: “Fundamentalmente, me parece que es una señal negativa al reunir tantos espectadores, en una zona de riesgo».

Hungría no es, precisamente, una de las naciones más afectadas por la pandemia. Reportó, hasta entonces, 22.127 contagios, aunque las cifras en Alemania y España son considerablemente superiores. Si bien es cierto que buena parte de los aficionados eran húngaros, hubo alemanes y españoles que se trasladaron desde sus países hacia la capital húngara, teniendo que cumplir una cuarentena estricta y sometiéndose a hisopados tras el encuentro.

Del total de los espectadores, había alrededor de 1.300 hinchas del Bayern y 500 sevillanos. El resto era público neutral, residente en su mayoría en Hungría. Los barbijos obligatorios y la toma de temperatura fueron parte de los protocolos, aunque la distancia no se acató como se recomienda.

Por más que Europa tenga más y mejores herramientas, en términos económicos, sociales y tecnológicos, que buena parte de Sudamérica, la vuelta del público a los estadios es, aún, imprudente. La aglomeración, independientemente de dónde ocurra, es un riesgo para la sociedad, y pone en jaque a cualquier sistema sanitario. Y no hay medidas de higiene y distanciamiento que alcancen para evitar un rebrote.

Imaginar una situación similar en la Argentina es casi inviable, al menos durante la actual coyuntura. La responsabilidad de los aficionados es sustancial y nuestro fútbol se vive con una pasión desmedida, que en muchas ocasiones se convierte en violencia. Por ende, por más público que haya en Europa, en este sector del planeta deberemos, como casi siempre, seguir aguardando.

Seguir leyendo

Deportes

Suárez dejó Barcelona: no merecía irse así

El delantero dejó el club entre lágrimas y con una puesta en escena con el presidente Bartomeu, principal responsable de su salida. El uruguayo jugará en el Atlético de Madrid, pero anunció que su corazón “seguirá en Barcelona”

Publicado

el

Casi 300 partidos jugó Luis Suárez con la camiseta del Barcelona. Es el tercer goleador histórico del club. Ganó la Liga varias veces, la Champions y fue campeón de todo. Amigo intimo de Messi, debió dejar el club porque fue el chivo expiatorio de una reconstrucción tan curiosa como inentendible.

Suárez se fue en medio de una fuerte polémica a la que decidió bajarle los decibeles en una conferencia conjunta con el presidente que, abiertamente, lo echó. Fue quien impulsó su salida y la de Messi. Con leo no pudo, pero con él sí a pesar de los extraordinarios números que avalan su carrera.


Suárez deja el Barca ara irse a otro grande: El Atlético de Madrid. El equipo de Simeone lo fue a buscar y Suarez no dudó. Atrás quedan sus 13 títulos y las 6 temporadas con el equipo culé. Es el momento de nuevos desafíos para demostrar que su vigencia no tiene nada que ver con su edad.  

Seguir leyendo

Deportes

A pesar de las desventajas, los argentinos siempre están a la altura

El reinicio de la Copa Libertadores fue un tanto irregular para los equipos argentinos, aunque el rendimiento general colmó las expectativas luego de tanta incertidumbre.

Publicado

el

Eran muchos los interrogantes que prevalecían en torno a cómo iban a competir los equipos argentinos en la reanudación de la Libertadores. Con apenas 1 mes de preparación, sin competencia previa y con evidentes desventajas en relación a sus rivales, el panorama no era para nada alentador. Aunque los hechos demostraron otra realidad. A pesar de las derrotas de Racing y Tigre, los equipos estuvieron a la altura tanto en términos físicos como futbolísticos.

La actuación de Boca en Paraguay estuvo plagada de eficacia, inteligencia, experiencia y jerarquía. De la mano de Salvio, Tévez, y un oportuno trabajo defensivo, el xeneize ganó con justicia ante un Libertad liviano y sin actitud. Una muestra de que cuando de categoría y experiencia se trata, no hay desventajas que no se puedan sobrellevar. Los dirigidos por Russo lideran el grupo H y visitan a Independiente Medellín el próximo jueves desde las 21 hs.


En tanto, el punto obtenido por River en Brasil tuvo un sabor agridulce. Es que el millonario se había puesto en ventaja a tan solo 9 minutos del final, tras dar vuelta el resultado ante un equipo que viene compitiendo desde hace meses en el ámbito local. El conjunto de Gallardo le jugó de igual a igual a los brasileños y se ubica segundo en el grupo D, teniendo que visitar a Binacional el martes a las 21:30.

El rendimiento de Racing no fue de la mano con el resultado. Es que la academia mereció más ante Nacional. Luego de un buen primer tiempo, apenas un bajón durante los primeros instantes del complemento le dio la posibilidad a los uruguayos de ponerse en ventaja y defenderla en campo propio. Los de Beccacese plasmaron su potencial ofensivo y son escoltas en el grupo F, al tanto que el miércoles visitan a Alianza Lima a partir de las 21:30.

Tigre juega la Libertadores porque fue campeón de la Copa Superliga 2019, en aquella final ante Boca. Pero semanas antes había perdido la categoría. O sea que su principal objetivo es volver a la primera división. Y se nota. La derrota ante Guaraní por 4 a 1 culminó, prácticamente, con sus posibilidades de clasificar a los octavos. No sumó ninguna unidad y el martes recibirá al Bolivar desde las 19:15.

El Defensa y Justicia de Hernán Crespo resurgió tras golear por 3 a 0 al Delfín de Ecuador. El halcón no se resigna y el miércoles desde las 19:15 recibirá a Olimpia en un encuentro crucial para sus aspiraciones. Es que los paraguayos son escoltas con 5 puntos, mientras que los argentinos tienen 3 y se ubican terceros.

En términos generales, la vuelta de los argentinos ha sido satisfactoria. No se percibieron desigualdades físicas, y las supuestas desventajas referidas a los tiempos de preparación, fueron disimuladas por la jerarquía, la experiencia y la voluntad. A fin de cuentas, el argentino siempre tiene un plus para sobreponerse a las adversidades.

Seguir leyendo

Tendencia