Deportes

El increíble récord de Flamengo, que fue 2 veces campeón en menos de 24 horas

El equipo más popular de Brasil ganó el sábado la Copa Libertadores tras casi 40 años y en pleno festejo, se enteró de la obtención del Brasileirao, el torneo más importante de Brasil.

Publicado

el

Si algún hincha futbolero imagina un fin de semana perfecto, bien podría envidiar las 48 horas que vivieron los hinchas de Flamengo. Después de 38 años volvieron a ganar la Copa libertadores y en menos de 24 cosechó, a falta de 4 fechas, el campeonato local, lo que transformó al equipo en un club récord a nivel mundial.

El sábado por la tarde, una ráfaga de 3 minutos en el final del partido le alcanzó al equipo de Jorge Jesús para quedarse con la Libertadores. Tras haber sido superado en la primera parte por River, recién sobre el final del juego se encontró con un resultado inesperado minutos antes.

Y mientras el plantel festejaba por las calles de Río de Janeiro, Gremio le ganó sobre el final a Plameiras y le posibilitó al Fla festejar una victoria sumamente festejada, ya que le posibilitó ganar el título a nivel local a falta de 4 fechas para el final del torneo y potenciar un poco más los festejos.

Hace algunos años, Flamengo descendió de categoría y su proceso institucional y deportivo de refundación llevó una década. Con una fuerte inversión económica, que incluyó la llegada de un técnico extranjero y figuras provenientes de Europa, como Filipe Luiz, Diego o Gabriel Barbosa, recuperó su condición de equipo sensación y más popular de Brasil.

Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deportes

La diplomacia del fútbol: ¿por qué hay tantos fanáticos de la Selección en Bangladesh?

La historia de la Selección, Diego y Messi trasciende fronteras. Los fanáticos de todo el mundo se dejan llevar por hechos y momentos y la política jugó un rol determinante para que del otro lado del planeta se festeje un título como si hubiese sido en el corazón de Buenos Aires.

Publicado

el

Argentina es el último campeón de la Copa América. Los festejos llegaron hasta lugares recónditos. Los videos de los festejos en Bangladesh, donde el fútbol dista de ser el deporte más popular, se viralizaron. ¿Cómo se explica tanto amor por la camiseta albiceleste?

En los videos se pueden observar cientos de personas que gritan el apellido del capitán de la selección, portan banderas y usan camisetas celestas y blancas con el 10 en la espalda. Las que más llaman la atención fueron captadas en Daca, la capital de Bangladesh.

Bangladesh hasta fue tendencia en Twitter, conmocionando a millones de argentinos al ver como del otro lado del mundo compartían la felicidad como propia.

Alim Al Razi, quien es presidente de la Cámara de Comercio Argentina-Bangladesh explicó en Radio 10 cómo se originó el amor por la selección argentina. Y es que, Argentina fue uno de los primeros países en reconocer la independencia de Bangladesh cuando éste se separó de la India, lo cual aún no se olvida.

Diego Maradona también hizo su parte para forzar este lazo inquebrantable: mientras Bangladesh formaba parte de la India, Inglaterra colonizó y mató a mucha gente, lo cual generó gran dolor. Por ese motivo, el gol a los ingleses de 1986, se festejó con euforia.

A ello se sumaron las expresiones del astro contra los seguidores de Margaret Thatcher y el imperialismo británico. Ese amor por el 10 pasó automáticamente a Lionel Messi, a pesar de que el críquet –y no el fútbol- es el deporte nacional.

El mismo sentimiento se vivió en India, al otro lado de la frontera. En Kerala y Calcuta, por ejemplo, hubo inmensas caravanas de fans que portaban además cacerolas y cucharas como los tradicionales “bombos”. Y hubo ¡hasta torta alegórica!

Emocionado, el cuerpo diplomático argentino en Nueva Delhi envió sus agradecimientos mediante una nota de prensa en la que recalcó el cariño y apoyo incondicional. Asimismo, expresó sus deseos de que ese afecto continúe en el futuro.

La diplomacia del deporte uniendo pueblos separados por tan solo ¡17.000 kilómetros!

Seguir leyendo

Deportes

Los argentinos que van por el sueño olímpico

A horas del comienzo oficial de los Juegos Olímpicos de Tokio, la delegación argentina, compuesta por 177 deportistas, se prepara en busca de conseguir la mayor cantidad de medallas.

Publicado

el

Hay deportistas que se preparan durante años para competir en los Juegos Olímpicos. Algunos no logran llegar, otros participan escasamente y unos pocos privilegiados lo hacen hasta el final y/o consiguen alguna medalla. Lo cierto es que la competencia polideportiva, realizada cada 4 años (debería haberse organizado en 2020 pero se suspendió por la pandemia), está pronta a inaugurarse oficialmente. El viernes a las 8 am (hora argentina) comenzará la ceremonia inaugural, aunque hay deportes que iniciaron con anticipación, como el softbol, el fútbol femenino y masculino, que tendrá como protagonista al seleccionado nacional en la jornada del jueves.

Argentina consiguió, en Río de Janeiro 2016, 4 medallas: 3 doradas y 1 de bronce. El judo (Paula Pareto), la vela (Santiago Lange y Cecilia Carranza) y el hockey sobre césped masculino fueron las 3 disciplinas de oro, mientras que el tenis, de la mano de Juan Martín Del Potro, consiguió el bronce. Los primeros 3 mencionados volverán a decir presente en Japón, y la pareja de vela será abanderada en la inauguración. En tenis dirán presente, entre otros, Diego Schwartzman y Nadia Podoroska, 2 de los mejores representantes en masculino y femenino, respectivamente.

Los primeros argentinos en competir serán los dirigidos por Fernando Batista (fútbol masculino), que debutarán el jueves a las 7:30 am ante Australia, por el grupo C. En tanto, en la jornada del viernes habrá presencia argentina en: tiro (Fernanda Russo), tenis de mesa (Horacio Cifuentes y Gastón Alto), voley de playa (Julián Azaad y Nicolás Capogrosso), taekwondo masculino (Lucas Guzmán), handball masculino (vs Francia), remo (Milka Kraljev y Evelyn Silvestro), judo femenino (Paula Pareto), voley de playa (Ana Gallay y Fernanda Pereyra) y ciclismo en ruta (Eduardo Sepúlveda).

El fin de semana habrá acción en diversos deportes (boxeo, voley masculino y femenino, hockey masculino y femenino, rugby, handball, etc). Atletas como Delfina Pignatello (natación), Santiago Lange y Cecilia Carranza (vela), Paula Pareto (judo), entre otros, son representantes de la ilusión argentina en pos de obtener la mayor cantidad de medallas, de igual modo que ocurre en algunos deportes colectivos (fútbol y básquet principalmente). Que haya 3 basquetbolistas que juegan en la NBA enriquece aún más al plantel que dirige Sergio Hernández, que deburatá el lunes 26 ante Eslovenia.

Si bien Estados Unidos, Reino Unido, China, Rusia y Alemania son candidatos a quedarse con gran parte del medallero, los argentinos y las argentinas que participen estarán a la altura de las circunstancias, como suele ocurrir, más allá de las disimilitudes en torno al presupuesto y a la relevancia que se le dan a ciertas disciplinas. Son 339 eventos, 33 deportes y 50 disciplinas, a las que se aunan 5 nuevos deportes olímpicos: béisbol/softbol, karate, skateboarding, escalada y surf. El sueño olímpico comenzó y durará hasta el 8 de agosto, con la ilusión como estandarte.

Seguir leyendo

Deportes

Messi y Di María: la frustración, el festejo y la unión de la ciudad más futbolera del país

Uno es de Newell’s, otro de Central, pero sus logros deportivos provocan admiración, respeto y hasta en algunos casos idolatría de parte de hinchas del clásico rival.

Publicado

el

Rosario es una de las ciudades más futboleras de uno de los países más futboleros del planeta, donde la inmensa mayoría es de Central o de Newell’s, uno de los clásicos más apasionantes del fútbol argentino (para muchos es el más pasional, por encima de River y Boca). La locura con la que se vive el fútbol ha generado que, por ejemplo, escasos sean los jugadores que vistieron ambas camisetas. Nos referimos, indudablemente, a una rivalidad que supera los límites del raciocinio, que en ciertas ocasiones traspasa las barreras y engendra violencia. Messi y Di María, figuras emblemáticas de la selección, lograron agudizar en algún punto esa pugna, aunque sea por un rato.

TELAM 09072021 El Monumento Nacional a la Bandera de Rosario se vistió esta noche de celeste y blanco mediante un «video mapping» con imágenes de Lionel Messi y otros jugadores, como una acción «para alentar a la Selección» de cara a la final de la Copa América, que disputará mañana con Brasil en el estadio Maracaná de Río de Janeiro. foto Sebastian Granata MCL

De acuerdo al contexto histórico que caracteriza a los rosarinos, es novedoso que haya leprosos admirando a un jugador nacido en las inferiores del canalla. También llama la atención que muchos auriazules exalten la figura de un hincha de Newell’s. Sin embargo, ¿cómo no va a haber hinchas de Central que idolatren al mejor jugador del mundo? o rojinegros admiradores de otra figura mundial, autor del gol más crucial de los últimos 28 años en la selección. Aquellos son racionales, aunque hay quienes sostienen cierto repudio debido a la enemistad con el eterno rival. En estos casos el fanatismo se antepone a la racionalidad.

Messi y Di María son contemporáneos. Lionel nació en 1987 y Ángel en 1988. Ambos padecieron las 3 finales perdidas en la década precedente: en 2014 ante Alemania en el Mundial, y en 2015 y 2016 contra Chile por Copa América. Fideo no pudo jugarlas por diversas lesiones, y la pulga tuvo la mala fortuna de errar en la tanda de penales de la Copa América 2016, renunciando luego al seleccionado, decisión que perduró un breve lapso ya que meses después regresó para competir en las eliminatorias de cara al Mundial 2018.

El mejor jugador del mundo también venía de golpes duros con la camiseta albiceleste. En 2007 fue parte del equipo que cayó en la final de la Copa América frente a Brasil por 3 a 0, y junto a Angelito no pasaron de los cuartos de final en Sudáfrica 2010. Ya más acá en el tiempo, quedaron afuera en octavos ante Francia en Rusia 2018, y en semis con Brasil en la Copa América 2019, ya con Scaloni en el banco y bajo un arbitraje polémico, que favoreció durante toda la competición al conjunto local, que luego sería campeón contra Perú.

La imperiosa necesidad de ganar un título los llevó a intentarlo una y otra vez, siendo 2 de los 4 sobrevivientes de una camada exitosa que acarició la gloria en 3 oportunidades. Otamendi y Agüero completan el cuarteto que sigue liderando al equipo nacional. En tanto, Di María reveló que «Messi me dijo que iba a ser mi final», y que ambos se agradecieron el uno al otro tras la consagración. Los 2 se encuentran en Rosario con sus familias, y fueron recibidos como héroes.

Un canalla y un leproso, unidos por los colores de su país, encabezando un grupo que persiguió la gloria y la consiguió, ni más ni menos que en el mítico estadio Maracaná ante el clásico de toda la vida. Figuras mundiales que unen, por un rato, a una ciudad que respira fútbol y que se paraliza cada vez que hay un clásico. La prueba cabal de que la selección argentina y su sentido de pertenencia están por encima de cualquier rivalidad, al menos mientras juega Argentina.

Seguir leyendo

Tendencia